Merkel asegura que Europa no puede confiar en Estados Unidos

Ayer, la canciller alemana aseguró que no se podía confiar en los ‘aliados’ y pone distancia con Estados Unidos.

 

Regeneración, 29 de mayo de 2017.- Tras las reuniones de la OTAN y el G7, y luego que de que el nuevo residente de la Casa Blanca se acentara, la mandataria alemana Ángela Merkel, puso distancia con Estados Unidos y no dudó en decir que Europa camina sola.

Las cumbres de la OTAN y el G7, así como las charlas sobre el gasto miliar, la protección del clima y la política de refugiados parece que terminaron por colmar la paciencia de Merkel, quien finalmente se distanció de la Unión Americana.

LEER MÁS:  Embajador de EE.UU. en México espera que AMLO asista a Cumbre de las Américas

«Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los tros en parte han terminado. ASí lo experimenté los últimos días», indicó. «Y por ello sólo puedo decir: nosotros los europeos debemos realmente tener nuestro destino en nuestra propia mano».

Sus declaraciones fueron aplaudidas por la prensa internacional y alemana. «¡Finalmente! Finalmente se mira de manera realista lo relacionado con Donald Trump. Finalmente se tiran por la borda las esperanzas de los políticos y transatlánticos respecto al presidente de Estados Unidos», escribió en un comentario la televisión pública alemana
ARD.

«Para Trump rige tanto en política interna como externa, mucho más que en los años pasados, el que cada uno forja su suerte», agregó. «Por ello, el nuevo ajuste de Merkel es una conclusión lógica».

LEER MÁS:  Tatiana Clouthier señala a inversionistas alemanes que México es un destino atractivo

«No se puede contar con Estados Unidos», tituló por su parte un comentario el diario «Frankfurter Allgemeine Zeitung». «Merkel quiere menos influencia de Estados Unidos. Los europeos no deben infravalorarse, pero tampoco sobreestimar las propias posibilidades. Se
trata de un equilibrio de intereses pragmático», indicó.

No obstante, estas declaraciones a cuatro meses de las generales en Alemania suscitaron cierto escepticismo. «¿Un momento de cambio histórico o campaña electoral barata?», se preguntaba la revista «Der Spiegel».

Vía Milenio.