#MeToo: Harvey Weinstein es sentenciado a 23 años de prisión

#MeToo La sentencia de Weinstein, el primer caso penal derivado de las denuncias de más de 90 mujeres, incluidas Gwyneth Paltrow, Salma Hayek y Uma Thurman

Regeneración, 11 de marzo del 2020. Harvey Weinstein fue sentenciado  a 23 años en prisión por violación y abuso sexual en un momento que muchas acusadoras del ex magnate de Hollywood no pensaron que llegarían a ver.

Weinstein, a quien acusaron por abusar sexualmente de decenas de mujeres, el mes pasado lo declararon culpable de abusar a una mujer en un cuarto de hotel en Nueva York en 2013 y de darle sexo oral por la fuerza a otra en el apartamento de él en 2006.

Enfrentaba una pena máxima de 29 años tras las rejas.

Las dos mujeres que lo señalaron — una ex aspirante a actriz y una ex asistente de producción de cine y TV — hablaron en la corte este miércoles antes de que el juez James Burke anunciara la sentencia.

Confrontaron a Weinstein nuevamente luego que sus testimonios ayudaron a sellar su condena en el juicio histórico para el movimiento #MeToo.

La ex aspirante a actriz  recordó el momento durante el juicio en el que se retiró del estrado llorando y luego se le escuchó gritar una sala adyacente.

“El día en que se escucharon mis gritos desde la sala de testigos fue el día en que mi voz recuperó todo su poder”, manifestó.

“La violación no es sólo un momento de penetración. Es para siempre”.
WEINSTEIN, CONFUNDIDO, GUARDA BUENOS RECUERDOS

Weinstein, quien ha insistido en que todas sus relaciones sexuales han sido consensuales, también habló en la corte, diciendo que guardaba buenos recuerdos de sus acusadoras.

LEER MÁS:  Presenta AMLO a nuevos mandos en Conagua

Al mirar atrás durante el juicio los e-mails que intercambiaron, dijo, pensó que tenían una buena amistad:

“No voy a decir que estas no sean personas maravillosas. Pasé momentos maravillosos con estas personas. Simplemente estoy verdaderamente confundido. Los hombres están confundidos sobre este asunto”.

Burke también escuchó a los abogados de Weinstein, que pidieron clemencia para éste debido a su edad y su frágil estado de salud, y a los fiscales, que dijeron que el hombre una vez celebrado como un titán de Hollywood merecía una dura sentencia acorde con las acusaciones de conducta inapropiada que datan de la década de 1970.

Bajo la ley estatal, Burke podía considerar evidencia fuera del alcance del juicio para determinar la sentencia.

En su carta de sentencia, los fiscales presentaron 16 ejemplos que según ellos mostraban que Weinstein “atrapó mujeres en su exclusivo control” para poder agredirlas sexualmente, comenzando cuando trabajaba como un productor musical en Buffalo en 1978.

‘CADENA PERPETUA’, PROBLEMAS DE SALUD

La sentencia a Weinstein llega una semana antes de cumplir 68 años, y sus abogados argumentaron que un periodo extenso en prisión equivaldría, en efecto, en una cadena perpetua.

Buscaron una pena de cinco años, el mínimo obligatorio para el más serio de los dos cargos de los que fue declarado culpable.

Weinstein usó una andadera a lo largo del juicio y este miércoles llegó a la corte en una silla de ruedas debido a problemas de la espalda derivados de un accidente automovilístico que sufrió a mediados del año pasado.

LEER MÁS:  Trump y la nueva diplomacia mexicana

También padece un trastorno que requiere inyecciones en los ojos para no perder la vista y la semana pasada le colocaron un stent para desbloquear una arteria.

La agencia que opera las prisiones estatales de Nueva York dijo que todo preso se evalúa para determinar qué centro penitenciario es el más apropiado para sus necesidades físicas y de seguridad.

#MeToo

El caso en Nueva York fue el primer caso penal derivado de las denuncias de más de 90 mujeres, incluidas las actrices Gwyneth Paltrow, Salma Hayek y Uma Thurman.

A Weinstein lo condenaron por dos cargos: abuso sexual por el ataque de 2006 a la asistente de producción, y violación en tercer grado por el abuso de la otra mujer en 2013.

Por el cargo de abuso sexual, enfrentaba un mínimo de cinco años en prisión y un máximo de 25, mientras que por el de violación en tercer grado la pena máxima eran cuatro años.

Durante el juicio, lo absolvieron de cargos más serios en su contra: violación en primer grado y dos cargos de agresión sexual predatoria.

Con Información de AP