Movimiento antivacunas propicia 60 decesos por sarampión en Samoa

Samoa. Según la OMS, durante el 2018 solamente 30 por ciento de los menores fueron vacunados, derivado de un movimiento “antivacunas”

Regeneración, 5 de septiembre del 2019. Debido a la epidemia de sarampión que ha cobrado la vida de 60 personas, autoridades de la isla de Samoa ordenaron el cierre de todos los establecimientos comerciales y oficinas públicas para aplicar una medida de vacunación de emergencia.

Sólo una tercera parte de los menores fueron vacunados en el 2018, debido a una resistencia propiciada por un error humano.

Movimiento antivacunas

En opinión de la bióloga Julieta Alcain, esto se debió al hecho de que en el 2018 dos niños fallecieron a consecuencia de recibir una vacuna tripe viral caducada.

“La negligencia de dos personas no puede destruir un siglo de evidencia a favor de las vacunas», subrayó la bióloga.

Autoridades sanitarias de la isla de 200 mil habitantes, señalaron que del número de fallecidos, al menos 50 son menores de 14 años.

El primer ministro de Samoa, Tuilaepa Sailele Malielegaoi, informó que se aplicará una “vacunación masiva de puerta en puerta” durante dos días para contener el brote.

Autoridades sanitarias pidieron a todos los habitantes colocar un trapo de color rojo con el fin de identificar más rápidamente los casos más urgentes.

De acuerdo con el gobierno de Samoa, desde octubre a la fecha se han contagiado más de 4 mil personas.

LEER MÁS:  Segob y Conago plantean semáforo epidemiológico referencial

Esto motivó la declaración del estado de emergencia.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epidemia se extendió debido a que durante el 2018, menos del 30 por ciento de los niños del país fueron vacunados.

De acuerdo a cifras de este año proporcionadas por Radio NZ, los menores no vacunados han ascendido a 75 por ciento.

________________________________________________________________________

Al menos 42 muertos por epidemia de sarampión en Samoa

El Ministerio de Salud de Samoa informó que en las últimas 24 horas, el Equipo de Vigilancia de Enfermedades registró 213 nuevos casos de sarampión

Regeneración, 29 de noviembre de 2019. El Ministerio de Salud de Samoa confirmó hoy otras tres muertes por la epidemia de sarampión que asola al país.

Con esto, el número total de víctimas asciende a 42, mientras que el total de casos se elevó a tres mil 149, desde que comenzó el brote a mediados de mes.

Se registran 213 nuevos casos en 24 horas

A través de un comunicado, la dependencia informó que tan sólo en las últimas 24 horas, el Equipo de Vigilancia de Enfermedades registró 213 nuevos casos, incluidos 20 niños que están hospitalizados en salas de cuidados intensivos, y cuya situación es crítica, informó el sitio Samoa News.

LEER MÁS:  Segob y Conago plantean semáforo epidemiológico referencial

El sarampión es una enfermedad altamente infecciosa transmitida fácilmente través de la respiración, la tos y los estornudos, ya que se propaga en el aire.

Por lo general, causa erupción cutánea, fiebre y manchas blancas en la boca, pero en complicaciones graves puede provocar ceguera, neumonía y daño cerebral.

El pequeño país insular ubicado en el Océano Pacífico fue declarado en estado de emergencia desde el pasado 16 de noviembre.

Por ello se ordenó el cierre de todas las escuelas, incluida la Universidad Nacional de Samoa.

También se prohibieron las reuniones públicas y se emprendió una campaña masiva de vacunación

Desde la activación de la campaña nacional de vacunación, el 20 de noviembre pasado, autoridades sanitaria han inmunizado exitosamente a por lo menos 50 mil 068 personas.

De ellos, en su mayoría niños entre 5 y 10 años de edad, en la pequeña nación, de sólo 200 mil habitantes, ubicada entre Hawai y Nueva Zelanda.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa, aunque la mayoría de las personas se recuperan con un descanso de entre ocho y 10 días.

La recuperación es ayudada comiendo bien y consumiendo muchos líquidos para evitar la deshidratación.

Esto debido a la fiebre que se presenta, antes de la erupción de ronchas rojas por todo el cuerpo.