Compartir

“Me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia”, dijo.

Regeneración, 7 de diciembre de 2017.- Tras haber hecho pública la designación del cardenal Carlos Aguiar Retes como nuevo Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera Carrera, quien fungirá ahora como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de México, dijo en una carta que “el Santo Padre, el Papa Francisco, ha tenido la bondad de aceptar mi renuncia como pastor”.

Aseguró que Cristo lo quiso como “guía de esta enorme Arquidiócesis, y para gobernarla conté con el apoyo de excelentes Obispos Auxiliares”.

LEER MÁS:  'Dios te hizo así', el papa Francisco a un homosexual

Además, comentó que a la iglesia llegaron muchos problemas con el paso de los días pero que fue mayor el “gozo, la alegría y la santificación que tenemos quienes tratamos de servir a la causa del Evangelio”.

Asimismo, Rivera dio la bienvenida a Aguiar Retes y le deseó que “su ministerio episcopal sea fructífero para mayor gloria de Dios Nuestro Señor”.

En la misiva, Norberto Rivera enfatizó que no se quedó mudo “ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia”.

LEER MÁS:  Renuncian todos los obispos chilenos por escándalos de pederastia

Incluso, dijo que lamenta si por su posición firme, alguien “se sintió ofendido y lastimado, y una vez más pido humildemente perdón a quien, aun sin querer, haya ofendido”.

Para rematar, Rivera pidió perdón a Dios por “mis debilidades y omisiones. Al final de mis días espero encontrarme con mi Salvador, rico en Misericordia”, dijo.

Cabe señalar que apenas en julio, los ex sacerdotes de la Arquidiócesis de México, Alberto Athié Gallo y José Barba denunciaron ante la Procuraduría General de la República (PGR) al cardenal Norberto Rivera por encubrir a 15 párrocos que presuntamente cometieron actos de pederastia.

LEER MÁS:  Cancelan Premio Nobel de Literatura por escándalos sexuales y de corrupción

“Se colige sin lugar a dudas que el cardenal Rivera Carrera tuvo conocimiento pleno, íntegro e indubitable de la comisión de presuntos hechos ilícitos perpetrados por al menos quince sacerdotes adscritos a la Arquidiócesis a su cargo”, dijo Athié y acusó que Rivera debió denunciarlos en su momento y no lo hizo.

Por ello, en esa denuncia, se señala que Rivera Carrera incurrió en una “injustificada omisión jurídica”, por lo que le resultaría una responsabilidad penal por encubrimiento de hechos que fueron de su conocimiento.

 

 

Con información de Agencias

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook