Se ocultó tortura a Mario Aburto, acusado de asesinar a Colosio: CNDH

CNDH revela que Mario Aburto, acusado por el asesinato de Colosio en 1994; fue victima de tortura, la autoridad lo sabía y se ocultó de los expedientes

CNDH señala que Mario Aburto fue torturado
CNDH señala que Mario Aburto fue torturado

Regeneración, 29 de noviembre de 2021. La Comisión Nacional de Derechos Humanos, (CNDH) hizo público el expediente del que se deriva una recomendación a las autoridades por tortura de Mario Aburto, acusado del asesinato de Colosio en 1994.

Como se recordará el 23 de marzo de 1994 fue asesinado el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en Lomas Taurinas en Tijuana, Baja California.

Derivado de este hecho se detuvo a Mario Aburto y durante muchos años la autoridad mantuvo la versión del asesino solitario.

Sin embargo en nuevas revelaciones la CNDH documentó que Mario Aburto, hoy sentenciado, fue objeto de torturas.

Más aún, que dichas torturas fueron del conocimiento de la autoridad y pese a ello no consta en los expedientes.

Queja

Por medio de a Dirección General de Difusión de los Derechos Humanos, la CNDH hizo público el Informe V sobre el expediente de queja CNDH/6/2021/1261/VG.

Misma que dio pie a la Recomendación 48VG/2021, referente al caso de una persona que se encuentra en el Centro Federal de Readaptación Social 12 en Ocampo, Guanajuato.

Aún sin decirlo por su nombre, esta persona es Mario Aburto.

En ese sentido se señala que el pasado 26 de octubre la CNDH emitió recomendación  Fiscalía General de la República.

Así como al Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social por haberse acreditado actos de tortura en agravio de Aburto.

Además, dijo la CNDH, que es resultado de revisión a la investigación oficial de cuatro subprocuradores especiales realizaron entre 1994 y el año 2000.

Lo novedoso

Asimismo, como aporte novedoso de la Recomendación se integraron varios documentos, peritajes y testimonios obviados o eliminados de plano de la investigación.

Se trata del testimonio de Aburto y partes de una entrevista hecha a él por personal de la CNDH.

Esto, presuntamente el 12 de abril de 1994.

Mismo que «obra en nuestros archivos pero no consta ni en la indagatoria oficial», indicó.

Además dice la CNDH que tampoco está integrado en ningún expediente de seguimiento de queja de la CNDH referente a la tortura denunciada.

Nunca se integró formalmente

En ese sentido la CNDH explica que esto es «porque nunca se la integró formalmente, además de que muy seguramente fue hecha de manera subrepticia».

Esto es, sin que supiera Aburto que estaba siendo grabado.

Tortura

Entonces lo que pudo acreditar la Recomendación emitida por la CNDH es que Aburto fue torturado desde su detención el 23 de marzo de 1994.

Incluso que «al igual que algunos miembros de su familia».

Y todavía más, dice la CNDH que Aburto fue torturado «manera reiterada hasta años recientes».

Lo sabían

Por ello la CNDH acusa que «las autoridades lo sabían, como lo supieron en su momento los responsables de la investigación oficial».

De hecho la propia CNDH de la época lo supo «a pesar de eso lo minimizaron y hasta desautorizaron con tal de sostener la versión oficial del «»asesino solitario».

Omisiones

A decir de la CNDH las denuncias de tortura se suman al cúmulo de deficiencias, omisiones y violaciones al debido proceso en la investigación del asesinato de Colosio.

Esto «…, se suma esta circunstancia que hace obligado revisar el caso«, declaró.

Justicia

Junto con lo anterior la CNDH indicó que se trata de «ofrecerle justicia y verdad no sólo a las víctimas».

«…, entre las cuales debe incluirse de manera preponderante a la familia del asesinado, sino a toda la sociedad mexicana.»

Falsedades

Por otra parte, destaca la CNDH que esto contrarío a lo que dijeron en su momento los responsables de la investigación.

Es decir, que negaron dichas torturas mismo que consta en el Informe Final de la Subprocuraduría Especial encarga da del esclarecimiento del caso.

«…, esto es que V jamás refirió que hubiera sido torturado sino hasta su declaración ante el Juez Primero de Distrito en el Estado de México, el 29 de abril de 1994″.

Lo cual, «según ellos le restaba crédito».

Así las cosas, se señala que las autoridades ignoraron que estaba siendo torturado y presionado para autoinculparse, y nunca nadie le hizo caso.

Minimizar

«Además de eso, se desacreditaron o minimizaron testimonios de testigos de la tortura» contra Aburto.

Incluso de quienes participaron en ella y así lo declararon a las autoridades, indicó la CNDH.

Y más aún, «se sesgó la información contenida en los diversos exámenes médicos que se le practicaron».

Es decir, entre el momento de su detención en la Delegación de la PGR en Tijuana y su ingreso al CEFERESO 1de Almoloya, esto es, entre el 23 y el 25 de marzo de 1994.

Convicción

Es convicción de este Organismo Autónomo Constitucional que ha llegado el momento de abrirle paso a la verdad, precisó la CNDH

Y no sólo por ser un hecho relevante del pasado «cuya aparente resolución dejó en la mayor parte de la sociedad un sentimiento de decepción, frustración e impunidad», dijo.

Sino porque se trata de hechos que pueden repetirse y que tocan intereses vigentes y muy activos en el presente.

«El día de hoy la CNDH hace su parte, abriendo públicamente parte de los documentos que integraron las indagatorias que dieron lugar a la Recomendación 48VG/2021″, añade.

Estamos en tiempo para la respuesta de la Fiscalía y del Órgano Administrativo  Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

Finalmente expresó la CNDH que «estamos seguros de que será este el inicio de la verdad y la justicia».

Y «que, como se indica antes, merecen no sólo las víctimas, sino todo el pueblo mexicano», puntualizó.