Compartir

Tillerson insistió en que el gobierno del presidente Donald Trump no promueve un cambio de régimen en Venezuela, pero destacó que sería más fácil si Maduro decidiera dejar el poder por su propia cuenta e incluso le sugirió exiliarse en Cuba.

Regeneración, 02 febrero 2018.- El secretario de Estado estadunidense, Rex Tillerson, planteó este jueves la posibilidad de que militares venezolanos decidan derrocar al presidente Nicolás Maduro.

“En la historia de Venezuela y los países de América del Sur, muchas veces los militares son agentes de cambio cuando las cosas están muy mal y los líderes ya no pueden servir al pueblo,” sostuvo Tillerson, en un discurso en la Universidad de Texas, en Austin, antes de emprender una gira por América Latina en la que visitará México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

También alertó sobre la presencia creciente de China y el alarmante papel de Rusia sobre América Latina, y llamó a los gobiernos regionales a cooperar más con Estados Unidos. Advirtió a Cuba que el futuro de la relación bilateral con Washington depende de los pasos que dé La Habana.

LEER MÁS:  'Absolutamente en nada' se parece AMLO a Chávez: opositora Venezolana

Tillerson insistió en que el gobierno del presidente Donald Trump no promueve un cambio de régimen en Venezuela, pero destacó que sería más fácil si Maduro decidiera dejar el poder por su propia cuenta e incluso le sugirió exiliarse en Cuba.

El secretario de Estado predijo que habrá un cambio en Venezuela, y destacó que Estados Unidos desea que sea pacífico.

No hemos abogado por el cambio de régimen o la destitución del presidente Maduro. Hemos pugnado por que vuelvan a la Constitución, indicó el funcionario cuando se le preguntó si la destitución del venezolano era necesaria o si Estados Unidos desempeñaría un papel en ella.

Sin embargo, sugirió la posibilidad de que las propias fuerzas armadas venezolanas tomen medidas, aunque no ofreció evidencias de que Estados Unidos tenga información de inteligencia que respalde esa idea.

El secretario, quien fue director general de la compañía petrolera estadunidense ExxonMobil, señaló que el gobierno de Venezuela es un régimen corrupto y hostil y que Estados Unidos seguirá ejerciendo presión sobre la administración de Maduro.

Por otra parte, Tillerson advirtió a los países de América Latina de una dependencia excesiva en sus lazos económicos con China y argumentó que la región no necesita nuevos poderes imperiales.

LEER MÁS:  Exalcalde de Nueva York disipa en EU temores sobre triunfo de AMLO

La preocupación en cuanto a Rusia la fijó en la venta de armas y equipamiento militar que el país hace a regímenes poco amistosos que no comparten o no respetan valores democráticos.

Tillerson ha tardado un año en emprender su primera gira por Latinoamérica y los cuatro países que visita, todos miembros del Grupo de Lima, son los que tienen una posición más dura frente a él en la región.

También habló de la relación bilateral con Cuba. Luego de que el anterior gobierno estadunidense del presidente Barack Obama inició un acercamiento entre Washington y La Habana, dicha relación fue congelada de nuevo desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Trump endureció la política hacia La Habana respecto de su antecesor, cerrando las posibilidades a todo tipo de turismo encubierto de los estadunidenses en la isla y vetando los negocios con empresas controladas por las fuerzas armadas cubanas. No obstante, no ha revertido la política de acercamiento de su predecesor ni ha roto las relaciones diplomáticas retomadas por Washington y La Habana en 2015 tras más de 50 años de ruptura.

LEER MÁS:  Estarían planeando otra campaña sucia contra AMLO, lo vincularían otra vez con Venezuela

Tillerson se reunirá este viernes en México con el presidente Enrique Peña Nieto y con su homólogo, el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray.

La histórica relación entre los dos vecinos atraviesa su peor momento desde la llegada a la Casa Blanca de Trump por el muro que quiere levantar en la frontera común y que quiere que pague México, por sus arremetidas contra los inmigrantes mexicanos y por la amenaza constante de romper el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), del que también forma parte Canadá.

Sobre esto, el secretario de Estado declaró que el enfoque de Estados Unidos es holístico pues debe tratarse el tema de seguridad a la par que el del desarrollo. Por medio de la Iniciativa Mérida, una colaboración bilateral enfocada en mejorar la seguridad y la ley, Estados Unidos ayudará a México a reforzar sus leyes e instituciones judiciales.

 

Con información de BBC , El País 

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook