Sin dar importancia a las voces en contra, el Senado aprueba la Ley de Seguridad Interior

Este viernes tras una larga sesión, se aprobó la Ley de Seguridad Interior en el Senado de la República, sin darle importancia a las voces en contra, entre ellas la ONU, CIDH, Amnistía Internacional y ciudadanos.

Regeneración, 15 de diciembre de 2017.- La madrugada de este miércoles, el pleno del Senado mexicano aprobó en lo general, por 76 votos a favor, 44 en contra y 3 abstenciones, la Ley de Seguridad Interior, esto de acuerdo con información de Proceso.

Luego de casi 12 horas de debate con más de 40 participaciones en tribuna, con un debate escaso y con el voto fragmentado en el Partido Acción Nacional (PAN): una mitad aprobó el proyecto junto con PRI y Verde, mientras que otra se sumó al bloque PT-Morena, PRD e independientes en contra.

Los 34 artículos que fueron dictaminados, más los transitorios,se reservaron por completo durante el debate en lo particular, que inició inmediatamente después de la votación general. Las senadoras Angélica de la Peña y Dolores Padierna reservaron todo, mientras que el senador Zoe Robledo cuestionó el mismo nombre de la ley.

Dicho dictamen determina la procedencia de la intervención de la Federación en estados o municipios y expedirá dentro de las 72 horas siguientes la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior.

Además, en los casos en que las amenazas representen un grave peligro a la integridad de las personas o el funcionamiento de las instituciones de gobierno, el presidente bajo su estricta responsabilidad, podrá ordenar acciones inmediatas de las Fuerzas Armadas, así lo indica Excélsior.

La declaratoria podrá modificarse o prorrogarse por acuerdo del presidente, mientras subsista la amenaza a la seguridad interior que la motivó.

LEER MÁS:  Inai también va contra la Ley de Seguridad Interior

Además las Fuerzas Federales y las Armadas desarrollarán actividades de inteligencia en materia de seguridad interior. Podrán hacer uso de cualquier método lícito de recolección de información.

EL DEBATE

En esta larga sesión, cerca de las 16:00 horas se votó la moción suspensiva presentada por De la Peña,

presidenta de la Comisión de Derechos Humanos: 68 votos del PRI, Verde y de varios panistas en contra de la moción, mientras 39 votaron a favor y ninguna abstención.

Durante el debate hubo momentos importantes, cuando el senador panista Roberto Gil Zuarth subió a la tribuna a defender el dictamen. Acusó a la mayoría de los participantes y opositores a la ley por hacer señalamientos “frívolos”. Calificó como “maniqueo” decir que el Ejército es el mayor violador de los derechos humanos, ante la pregunta de la senadora Dolores Padierna: “¿cuál ha sido el resultado de los derechos humanos tras once años de participación de las fuerzas armadas en materia de seguridad pública?”.

La filípica de Gil Zuarth, quien se convirtió en el principal cabildero de esta ley, recibió fuertes aplausos de las bancadas del PRI y del Verde, mientras que sus correligionarios del PAN apoyaron las intervenciones de las senadoras Marcela Torres Peimbert y Adriana Dávila, así como el legislador yucateco Daniel Ávila Ruiz, quienes argumentaron en contra.

Gil Zuarth insistió que la fracción VI del artículo 89 de la Constitución le da facultades al Ejecutivo para regular y disponer del Ejército en funciones de seguridad pública.

Por su parte, los senadores Isidro Pedraza, del PRD, y Fidel Demédicis, también tuvieron reacciones airadas de la bancada del PRI. El primero, les recordó cómo se creó en el seno del Ejército el grupo de élite conocido como los Gafes, que luego se convirtieron en el cártel de los Zetas, uno de los más peligrosos y sanguinarios en los últimos años. Demédicis acusó directamente al presidente Enrique Peña Nieto de ser el máximo responsable de las matanzas y violaciones cometidas por el ejército en Tanhuato, Tlatlaya y en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

LEER MÁS:  Retiran Ejército de Cholula; ven represalia por impugnación de la Ley de Seguridad Interior

Patricio Martínez, el exgobernador priista de Chihuahua subió a tribuna para apoyar la ley y mencionó su propio caso cuando sufrió un atentado que casi le costó la vida. “¿Cómo que los criminales no violan los derechos humanos?”, preguntó Martínez.

MIGUEL BARBOSA

Miguel Barbosa, vicecoordinador del PT-Morena, le recordó que “los delincuentes cometen delitos y los derechos humanos son violados por las autoridades”. Tras esta intervención hubo otro debate con Gil Zuarth, quien habló de las nuevas tesis alemanas sobre el “efecto irradiador” de los derechos humanos y, según él, el crimen organizado es el principal violador de los derechos humanos.

La senadora Adriana Dávila acusó a sus correligionarios del PAN que apoyaron la ley señalando que “están legalizando el fracaso” y señaló que el PRI ahora creó otro sector: la Confederación de con Acción Nacional (el CAN).

MANUEL BARTLETT ENUMERÓ TODAS LAS VIOLACIONES CONSTITUCIONALES

En su tercera intervención, el senador Manuel Bartlett, coordinador de PT-Morena, enumeró todas las violaciones constitucionales que contiene el proyecto de ley: el 73 porque no es competencia del Congreso legislar en materia de seguridad interior; el 39, 40 y 41 porque “no puede establecerse un régimen militar de excepción”, el 119, el 124, el 129, todos los artículos sobre derechos humanos, los artículos 39, 115, 116 y 124 porque se altera la certeza jurídica, el 6 porque viola el principio de máxima publicidad.

LEER MÁS:  Senado congeló iniciativas para proteger a empresas mineras

“Constituye un golpe de Estado esta ley. En lugar de buscar la paz, ustedes decretan el exterminio”, sentenció Bartlett.

Comentar con facebook