Ademas de atacar a comunitarios, policías de Guerrero golpearon periodistas y les quitaron equipo

Durante el operativo policíaco-militar que llevaron a cabo anoche con saldo de 11 personas muertas y 38 detenidas, también se agredió a periodistas.

 

Los cuerpos de dos integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias yacen dentro de una vivienda luego de los enfrentamientos entre esa corporación con pobladores y policías estatales en el poblado de La Concepción, municipio de Acapulco, Guerrero. Foto de Afp

Regeneración, 08 de enero de 2017.- Policías y militares en Guerrero que llevaron a cabo un operativo para liberar a un ex militar vinculado con la venta ilegal que habían detenido los autodefensas de Cacahuatepec, también golpearon a cuatro periodistas y los despojaron de su equipo de trabajo.

Guerrero: 11 muertos en ataques a policías comunitarios

Durante el día de ayer, se registraron dos enfrentamientos, el primero, entre un grupo armado y los policías comunitarios dejó un saldo de ocho muertos, cinco del grupo agresor y tres comunitarios; más tarde, durante el operativo entre policías y comunitarios, hubo otros cuatro muertos, tres de ellos comunitarios; en total, hubo un saldo de 11 muertos y 38 detenidos, y fue encabezado por el general activo y actual secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes.

LEER MÁS:  Entidades necesitan 5 años para contar con mínimo de policías requerido

Durante el operativo, los reporteros atacados fueron Bernardino Hernández, corresponsal de las agencias AP, Cuartoscuro y colaborador de Proceso; Jacob Morales, del periódico El Sur; Rubén Santiado, de La Jornada Guerreo; Sergio Robles, de Quadratín; y Jorge Torres corresponsal de la cadena Univisión.

En el caso de Hernández Hernández, y de acuerdo con Proceso, “fue salvajemente golpeado con cachas de pistola y culatas de rifles por policías estatales, quienes también dañaron su equipo y robaron las tarjetas digitales de su cámara fotográfica, donde estaban las imágenes del violento operativo que dejó tres guardias comunitarios asesinados y 38 detenidos”.

LEER MÁS:  ONU-DH señala el ataque, detención ilegal y tortura contra comunitarios en Acapulco

Hernández preseta golpes en la cabeza, tórax y piernas, todo esto mientras documentaba los excesos de la policía, como en el caso de un guardia comunitario asesinado a tiros cuando ya estaba indefenso.

Los comunicadores presentes, fueron expulsados a golpes y patadas, tanto Hernández como el reportero de La Jornada Guerreo, y Jacob Morales, de El Sur, señalaron la actitud hostil de los agentes estatales.

Tras el operativo para rescatar al exmilitar vinculado con la venta ilegal de armas, los reporteros reclamaron a un mando policiaco la serie de agresiones contra la prensa y, en respuesta, recibieron más insultos y amenazas de los uniformados.

Aunque los reporteros denunciaron ante el fiscal regional, Xavier Olea Peláez las agresiones a las que fueron sujetos, éste se limitó a decir que deben hacer una denucia penal, pero al llegar al MP, esperaron más de una hora sin ser atendidos, por lo que se trasladaron al hospital.

LEER MÁS:  Policías de Chilpancingo siguen acuertelados por desaparición de jóvenes

Fue hasta ese momento que personal del Ministerio Público, llegó al Hospital y recogió las declaraciones de los periodistas atacados.

Vía Proceso.

Comentar con facebook