Alertan por mancha de agua caliente en Pacífico sur, va hacia Sudamérica

Mancha, con temperaturas de hasta 6 grados por encima del promedio y de una extensión equivalente a la mitad del territorio mexicano es bastante poco común

Regeneración, 29 de diciembre de 2019. Una mancha de agua caliente de un millón de kilómetros cuadrados, equivalente a la mitad del territorio mexicano, fue localizada en el Pacífico sur por científicos de Nueva Zelandia durante este mes de diciembre.

Medios de Nueva Zelanda la llaman hot blob, o burbuja caliente, a este volumen masivo de agua cuya temperatura alcanza entre 4 y 6 grados centígrados más arriba del promedio.

Explicación científica

El investigador Jame Renwich, de la la Universidad Victoria en Wellington, Nueva Zelanda explicó que este fenómeno podría deberse a que sobre esta zona marina no se han registrado vientos de importancia.

Por ello, y por las escasas nubes por varios días, esta zona tiende a calentarse.

«Las temperaturas del mar, en realidad, no varían demasiado; un grado, más o menos, es un gran problema y esta área es, probablemente, cuatro grados o más por encima del promedio y eso es bastante enorme», dijo Renwich.

Estudiarán impacto

A partir de los datos recabados de este fenómeno, que ya se había presentado en el 2014, los investigadores estudiarán el grado de impacto ecológico que podría tener en las zonas costeras.

A pesar de que los efectos en la vida marina están por estudiarse, Renwich adelantó que no espera que tenga mayor riesgo para los ecosistemas en Nueva Zelanda.

Y en cuanto a Sudamérica, hacia donde se dirige, se espera que esta gran mancha de agua vaya reduciendo su temperatura conforme se acerca a las aguas continentales.

LEER MÁS:  Ahora es en el Polo Norte donde se abre la capa de ozono

________________________________________________________________________

Aparece ‘Blob’, corriente de agua caliente en el Pacífico norte

Corriente gigante afecta a la pesca y en general a toda la cantidad de nutrientes de toda la cadena alimenticia. El fenómeno ya se registró en el 2014

Regeneración, 15 de agosto del 2019. Una gigantesca corriente de agua caliente frente a la costa oeste de Estados Unidos amenaza con devastar la vida marina.

Hace cinco años, cuando apareció por primera vez, los científicos la llamaron “The Blob”, La Mancha.

El nombre lo tomaron de una película de terror, pero sus efectos en ese entonces fueron bastante reales.

La Mancha creó la mayor floración de algas tóxicas que jamás se haya registrado en la costa oeste de Estados Unidos.

Estas algas dañinas, de la que se alimentan pequeños organismos, a su vez afectan a toda la cadena alimenticia.

En 2015 los satélites registraron un inusual calentamiento del Océano Pacífico en la costa oeste de Estados Unidos.

El aumento de la temperatura también hizo que los jóvenes salmones que entraban al océano encontraran menos nutrientes en los alimentos.

Esa agua más caliente provocó que miles de leones marinos que iban en busca de alimento aparecieran varados en las costas.

También produjo que varias especies de ballenas, que también se desplazaron más cerca de las costas, quedaran atrapadas en redes de pesca o aparecieran muertas en la orilla.

Para la industria pesquera la situación también fue un desastre. En los estados de Oregón y Washington la floración de algas tóxicas paralizó la industria marisquera.

LEER MÁS:  Covid-19: mil 668 casos confirmados y 60 decesos en México

Ahora, entre Alaska y California, otro inusual calentamiento del agua amenaza con desatar efectos similares.

El calentamiento pone en peligro la vida marina.
“The Blob” fue la mayor ola de calor que se haya registrado en las aguas del Pacífico Norte.
Así lo reporta la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de estados Unidos, NOAA, por sus siglas en inglés.
Este nuevo calentamiento va rumbo a ser tan fuerte como el de 2014, según la NOAA.
Esta nueva mancha de calor comenzó a formarse a mediados de junio, exactamente en la misma región que la de 2014.
En esa ocasión, la masa de agua caliente abarcó unos 1.600 km de largo y 90 metros de profundidad. En algunos puntos la temperatura llegó a ser casi 3º C superior a la media.
Según los expertos, el calentamiento se debe a un sistema de alta presión que debilita los vientos que ayudan a mezclar y refrescar la superficie del océano.
En este gráfico, la NOAA muestra cómo las temperaturas del océano durante 2014 son similares a las de septiembre de 2019.
Sin esos vientos el agua aumenta su temperatura y esa corriente caliente se mueve hacia las costas.
El calentamiento de las aguas hace que haya menos nutrientes en el océano, lo que al mismo tiempo altera la cadena alimenticia.
Así, por ejemplo, los leones marinos deben nadar más lejos para conseguir los peces y otros animales de los que se alimentan.

¿Un nuevo Blob?
Los científicos dicen que lo que han observado es un fenómeno similar a cómo nació “The Blob” en 2014, aunque aún es temprano para saber si causará los mismos estragos.

LEER MÁS:  Científicos australianos identifican células que combaten al Covid

“Pinta mal, pero también podría desaparecer bastante rápido”, dijo en un comunicado Nate Mantua.

Él es investigador en el Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de Estados Unidos.

Mantua advierte que todo depende de qué tanto cambien los “inusuales” patrones climáticos que causan esta mancha caliente.

Y esa es la gran pregunta.

Los pronósticos muestran que la mancha podría ser una corriente de una intensidad moderada, aunque podría durar meses.

Cuánto afectará a ecosistemas marinos

Este año la NOAA ha registrado temperaturas de hasta 5º C por encima del promedio.

La cuestión es saber si durará tanto como para afectar a los ecosistemas marinos, aunque algunos biólogos dicen que ya lo está haciendo.

Por ahora, la NOAA junto a otros laboratorios marinos del Pacífico siguen monitoreando la mancha.

Se preparan para poner en práctica las lecciones que les dejó The Blob en 2014 para mitigar su impacto.

“Con el Blob y otros eventos similares en otras partes del mundo aprendimos que lo que solía ser inesperado se está volviendo más común“.

Esto lo afirmó Cisco Werner, director de Programas Científicos de la NOAA.

Así, los científicos se preparan para esta visita indeseada que podría ser cada vez más frecuente.