Compartir

El anuncio de EU de que Jerusalén será reconocido como capital de Israel causó (y causaría) caos en el mundo; va hasta contra sus propios intereses en Irán

Regeneración, 7 de diciembre de 2017.- El pasado miércoles el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió anunciar que su país reconocerá la ciudad de Jerusalén como capital de Israel.

Además Trump dio la orden al Departamento de Estado de trasladar la embajada de EU en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

De inmediato dirigentes del mundo expresaron preocupación pues, en pocas palabras, esta decisión avivará el conflicto Palestina-Israel, conflicto que se encontraba relativamente en calma. Inclusive el papa Francisco expresó preocupación por el anuncio hecho por Donald Trump.

Papa Francisco preocupado tras reconocer Trump a Jerusalén como la capital de Israel

Por lo pronto, el anuncio de EU ya desató protestas en Palestina.

LEER MÁS:  Gobierno de EU podría enviar a migrantes a "ciudades santuario"

Pero no sólo Palestina, Irán, Egipto, y naciones opuestas a la política exterior estadounidense expresaron desacuerdo, también aliados de Estados Unidos, como Arabia Saudita, condenaron la decisión.

Para empezar, países de Europa con comunidades musulmanas como Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Francia, Alemania e Italia, expresaron desacuerdo.

Es posible que el anuncio de Trump pueda agudizar las crisis migratorias. Precisamente fueron los países europeos los que tuvieron grandes oleadas de migrantes cuando se desestabilizó la situación en Medio Oriente y el Norte de África. Un nuevo conflicto en la región podría significar más migraciones masivas, según indica Nikita Daniuk, subdirector del Instituto de Estudios Estratégicos y Pronósticos de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, en una entrevista para el portal RT.

LEER MÁS:  Trump quiere enviar a migrantes a las 'ciudades santuario' (entidades con fuertes leyes migratorias)

La decisión del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel incluso va en contra de los intereses de Estados Unidos respecto a Irán, pues “es el tema perfecto que pueden usar Irán y los militantes islamistas para movilizar apoyos en contra de Estados Unidos y de quienes respaldan sus políticas”, indicó Shibley Telhami, investigador principal del Centro sobre Políticas de Medio Oriente del Instituto Brookings, entrevistado por BBC.

El triángulo estratégico Irán-China-Rusia

Además podría disolver alianzas clave en la región, como Arabia Saudita-Israel o Turquía-Israel.

Israel busca crear un ‘frente unido’ contra Irán

“Si Trump hubiera distinguido entre Jerusalén oriental y Jerusalén occidental, le habría podido dar cierto margen de maniobra a países árabes, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que han estado analizando la posibilidad de construir una nueva relación con Israel, pero no lo hizo”, explicó Hussein Ibish, investigador principal del Arab Gulf States Institute, también para BBC.

LEER MÁS:  Warnes Bros 'demandará' a Trump por utilizar música de Batman en campaña

Además, la de Estados Unidos fue prácticamente una decisión unilateral; la Administración de Trump no consultó la opinión de sus aliados, especialmente Jordania, quien se llevaría la peor parte pues se encuentra en las fronteras tanto de Palestina como de Israel y es hogar de muchos refugiados del conflicto entre ambos países, de acuerdo con Grigori Kosach, profesor de estudios orientales modernos de la Universidad Estatal Rusa para las Humanidades.

El viernes que viene el Consejo de Seguridad de la ONU realizará una reunión de emergencia para discutir este asunto. El encuentro fue convocado por ocho de los 15 miembros de ese organismo como Reino Unido, Francia, Suecia, Italia y Egipto.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook