Argentina logra renegociar deuda con FMI por 45 mil millones de dólares

Argentina logró una nueva línea de crédito, que servirá para cancelar el préstamo que pidió Macri en 2019 y que ascendía a 57 mil millones de dólares

Argentina renegocia deuda con el FMI

Regeneración, 25 de marzo de 2022. El Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó con el gobierno de Alberto Fernández una nueva línea de crédito por 45 mil millones de dólares, que servirán para cancelar el préstamo de la administración de Mauricio Macri en 2019.

Además los portales indican que el programa reemplaza el fallido endeudamiento por 57 mil millones que fue el mayor de la historia del organismo.

Y es que Argentina aún adeuda cerca de 45 mil millones de dólares de esa línea de crédito.

LEER MÁS:  El PAN deja Tamaulipas en bancarrota y deuda de 15 mil 700 millones

Argentina

Por otra parte, se destaca que de ese modo se cierra así una larga negociación de más de dos años que culminó el proceso de reestructuración de la deuda externa.

Lo anterior, luego que el Congreso de Argentina diera su aval a la refinanciación de la deuda que dejó Macri que acordó el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

Asimismo, con este acuerdo con el FMI, se liberan para Argentina unos 9 mil 800 millones de dólares, con los cuales se podrán afrontar los vencimientos de corto plazo.

Además de fortalecer las reservas del Banco Central.

FMI

Por otra parte, se indica que el directorio del FMI se reunió este viernes y dio su aval a la firma del acuerdo luego de haber prorrogado del 22 al 31 de marzo el plazo para pagar un vencimiento de intereses y capital.

LEER MÁS:  El PAN deja Tamaulipas en bancarrota y deuda de 15 mil 700 millones

Así, tras la aprobación, presidente de Argentina, Alberto Fernández y su ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunieron de manera remota con la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

Finalmente las agencias subrayan que el acuerdo entre Argentina y el FMI supone una reducción del déficit fiscal, la subida de las tasas de interés y el recorte de los subsidios energéticos.

Aunque, no exige reformas laborales o sobre el sistema de pensiones.