El presidente de Estados Unidos Barack Obama se anota su primera victoria en el proceso de convencer al congreso y lograr su apoyo para un ataque militar a Siria. 

La intervención de tres miembros del gabinete de Barack Obama ante el comité de asuntos externos del senado, parece haber dado frutos. Con una votación de 10 a favor y 7 en contra, se aprobó la resolución que daría luz verde al Gobierno para una intervención militar en Siria con un ingrediente adicional: reforzar a los rebeldes sirios. 

Analistas que siguen de cerca el desarrollo de las audiencias en el congreso advierten de los peligros que conlleva una intervención militar. 

La incertidumbre sobre si el congreso aprobará o no, la solicitud de Obama, podría continuar hasta la próxima semana. Según expertos constitucionalmente, una simple resolución de un comité No es suficiente. 

 

El portavoz de la Cancillería rusa, Aleksandr Lukashevich, ha avisado este miércoles que si el reactor de neutrones (MNSR, por sus siglas en inglés) que existe cerca de la capital siria, Damasco, recibe el impacto de un misil, de forma intencionada o por accidente, las consecuencias serían devastadoras.

Nagasaki, Japón
Ataque nuclear a Nagasaki, Japón

La persistencia del presidente estadounidense por llevar a cabo una intervención militar en el país árabe, a pesar de la creciente oposición global a tales movimientos, ha llevado a Moscú a solicitar una evaluación de riesgos a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Lukashevich, en el informe ha enfatizado que la región podría estar ante el riesgo de una contaminación de uranio altamente enriquecido y el material nuclear existente en la central, dejaría de estar bajo control y no sería seguro.

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), dio a conocer la semana pasada, a los Estados miembros de la existencia de un informe donde Siria aseguraba que el MNSR es un tipo de reactor de investigación alimentado por uranio altamente enriquecido y que también se ha almacenado una pequeña cantidad de material nuclear en él.

Al mismo tiempo que el presidente de EU., Barack Obama, busca apoyo y aprobación para una ofensiva militar contra la nación árabe, Washington dice que ha obtenido pruebas que demuestran que el Ejército sirio estaba involucrado en el ataque químico cerca de Damasco el 21 de agosto, en el que murieron más de mil sirios.

El Gobierno sirio, ha dicho en repetidas ocasiones que el ataque mortal fue llevado a cabo por terroristas que operan en el interior del país, en un intento de provocar una intervención militar foránea contra el país medio oriental.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, durante su encuentro con el consejo de Derechos Humanos en el Kremlin, ha asegurado que el Congreso de Estados Unidos no tiene el derecho de “autorizar una agresión” contra Siria y “Cualquier cosa que esté fuera del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) es una agresión, excepto la autodefensa”.

Siria ha sido presa de los disturbios desde 2011. Las potencias occidentales y algunos de sus aliados regionales están apoyando a los grupos armados que luchan contra la nación siria»