Compartir

Señalan a la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Comisión Intersecretarial para la Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), pues quieren desgastar y desarticular el proceso organizativo de las comunidades.

Regeneración, 9 de agosto de 2017.- Representantes de comunidades mayas de los municipios de Hopelchén y Tenabo, Campeche, acudieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para denunciar el “clima de hostigamiento” y la “estrategia de división” en el proceso de consulta sobre la siembra de soya transgénica.

Los representantes señalaron directamente a la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Comisión Intersecretarial para la Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), pues dijeron que tienen el “fin de desgastar y desarticular el proceso organizativo de las comunidades en este proceso”, mismo que fue ordenado por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

LEER MÁS:  Senadores no se ponen de acuerdo sobre la #LeyChayote

Angélica Ek Canché, Feliciano Ucán Poot y Luis Canul Vela de los municipios de Hopelchén y Tenabo se presentaron en las oficinas de la CNDH con la boca tapada con una cruz, en señal de protesta por los intentos de silenciar su opinión.

Además, los representantes y las organizaciones que los acompañan en el proceso de la consulta, cuestionaron en un comunicado, los intereses de CIBIOGEM y la CDI de acercarse a las autoridades ejidales de Bolonchén de Rejón, Tenabo y otras para incentivar procesos de consulta por comunidad y la organización de asambleas ejidales para la elección de nuevos representantes desconociendo los acuerdos de que las comunidades van juntas en el proceso de consulta y a los representantes nombrados.

“Según algunas autoridades ejidales y comunales, esta campaña liderada por CIBIOGEM y CDI busca dividir y desarticular a las comunidades y ha llegado hasta los últimos rincones del municipio de Hopelchén, en donde el abogado Marco Ramírez de CIBIOGEM ha ido a prometer a autoridades ejidales diferentes beneficios a cambio de que se separen de la consulta en conjunto”, apuntaron los representantes en un comunicado.

LEER MÁS:  Política de Trump es xenofóbica, racista...un discurso de odio: CNDH

Naayeli Ramírez, asesora legal de las comunidades en el proceso de consulta, declaró que “las autoridades están atentando contra el derecho de libre determinación y autonomía de las comunidades mayas, e interviniendo para desincentivar la organización de los pueblos en este proceso de consulta.”

Estas acciones van en contra de los acuerdos tomados en el proceso de consulta indígena del 25 y 26 de marzo de 2017 -en donde las comunidades acordaron con CIBIOGEM y CDI, ir juntas como una sola unidad en este proceso- y en contra del principio de buena fe establecido en la ley para toda consulta indígena.

LEER MÁS:  CNDH emite recomendación a Yunes por muerte de bebé en Veracruz

Según los representantes de las diferentes comunidades en Campeche que están siendo consultadas, el comportamiento de la CIBIOGEM y CDI evidencia que las autoridades federales no buscan un diálogo sino proteger los intereses de las empresas comercializadoras de Organismos Genéticamente Modificados como Monsanto.

“El clima de hostilidad y hostigamiento que se ha ido incrementando en la región desde que comunidades mayas han intentado defender el territorio en contra de organismos genéticamente modificadas y otros monocultivos se da mientras que la deforestación y afectación a los recursos naturales de su territorio ancestral continúa sin que las autoridades ante las que se han denunciado estos hechos (PROFEPA, PGR, SENASICA y CONAGUA) hayan tomado acciones para investigar estos sucesos, sancionar y reparar los daños”, apunta el comunicado.

 

 

Con información de Centro Mexicano de Derecho Ambiental

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook