Compartir

Casa Blanca intentó ocultar información. Perfluoroalquilos más tóxicos de los esperado; afecta 1500 fuentes de agua en EU

 

Regeneración, 22 de junio del 2018. La administración de Donald Trump enfrenta acusaciones de haber ocultado un informe que señala contaminación de fuentes de agua potable por todo Estados Unidos. Los perfluoroalquilos, usados en diversos productos, entre ellos la espuma para extinguir incendios, han resultado ser mucho mas tóxicos de lo que se creía. Afecta especialmente agua en bases militares por uso de espuma extintora de incendios, contaminando a soldados y sus familias.

Se trata de una información que ya se conocía con anterioridad pero que la Casa Blanca quiso ocultar hasta que se conoció recientemente un informe que detalla la peligrosidad de los perfluoroalquilos.

Asesores políticos del presidente Trump y el jefe de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, presionaron a la Agencia de Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades para que no divulgaran los resultados , según señaló Emily Atkin en The New Republic, su artículo “La crisis militar del agua potable que la Casa Blanca intentó ocultar”.

En esta semana la ATSDR, una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos, publicó su revisión de 852 páginas de perfluoroalquilos, o PFAS, que se usan en todo, desde alfombras y sartenes hasta espumas de extinción de incendios militares “, según ProPublica, señaló Atkin

LEER MÁS:  Caso Berta Cáceres, sin jueces ni defensa confiables

“En total, el informe ofrece la recopilación más completa de información sobre los efectos de estos productos químicos hoy en día, y sugiere que son mucho más peligrosos de lo que se pensaba”, precisó el reportaje.

Los datos que se presentan son los siguientes:

-Estos compuestos químicos presentan riesgos para la salud de millones de estadounidenses.

-Se encuentran en aproximadamente el 1 por ciento del suministro público de agua de la nación, según la EPA.

-Otro informe señala que se encuentran en aproximadamente 1.500 sistemas de agua potable en todo el país, según el Environmental Working Group. L

-Las personas que beben de estos sistemas, incluso si su exposición al PFAS es baja, ahora tienen un riesgo potencialmente mayor de cáncer; de interrupciones en las hormonas y el sistema inmune; y de complicaciones con el desarrollo fetal durante el embarazo.

-El personal militar y los veteranos están particularmente en riesgo, porque los compuestos PFAS están en las espumas de extinción de incendios, que se han utilizado en ejercicios de entrenamiento en bases militares en todo Estados Unidos desde la década de 1970.

-Esas espumas se han filtrado en las aguas subterráneas de las instalaciones militares y, a menudo, en el suministro de agua potable.

LEER MÁS:  A partir de 8 am reinicia bombeo de agua en CDMX

-Casi tres millones de estadounidenses obtienen su agua potable de los sistemas del Departamento de Defensa.

“En total, 25 bases del ejército; 50 bases de la Fuerza Aérea, 49 bases de la Marina o del Cuerpo de Marines y dos sitios de la Agencia Logística de Defensa han probado niveles más altos que los aceptables para los compuestos en sus fuentes de agua potable o subterránea “, informó el Military Times; se indica en el reportaje.

La Agencia de Protección Ambiental “había estado asegurando a las personas que vivían en estas bases que estaban a salvo de los efectos potencialmente dañinos del PFAS, que varían en gravedad desde el aumento de peso a la enfermedad hepática y el cáncer, a niveles de 70 partes por billón”, señaló el diario.

“Pero el nuevo estudio de la ATSDR dice que los niveles seguros eran mucho más bajos, de 7 a 11 partes por billón”, se precisa.

Las bases militares contaminadas

Melanie Benesch, abogada legislativa del Environmental Working Group, señaló al diario The New Republic que “es un problema bastante generalizado”, y afirmó que se está metiendo en las aguas subterráneas y en las bases, por lo que las personas que viven en la base se ven afectadas.

Se explica que el personal militar a menudo vive en bases con sus familias, por lo que quienes toman agua contaminada pueden incluir mujeres embarazadas y niños, dos poblaciones especialmente vulnerables a PFAS. Y estos compuestos pueden permanecer en el cuerpo de seis a diez años.

LEER MÁS:  Ingenieros de la UNAM desarrollan baño seco y robot que limpia cisternas

“Es probable que los veteranos que se mudaron lo tengan en sus cuerpos”, dijo Benesch.

Las denuncias del 2016

Otro de los testimonios recuperados en el reportaje indica que en 2016, Grand Rapids Press habló con varios veteranos que culparon a varios problemas de salud (defectos de la columna vertebral, problemas de tiroides e hipertensión) en el agua contaminada con PFAS en la Base de la Fuerza Aérea de Wurtsmith.

Comenzaron a conectar los puntos cuando, ese febrero, los funcionarios de Michigan advirtieron contra el consumo de agua de pozo cerca de la instalación debido a la presencia de los compuestos. “Pensamos que si algo andaba mal, por supuesto alguien nos lo diría”, dijo un veterano. “Se siente como si hubiéramos sido traicionados”.

Desde que se enteró de la contaminación con PFAS, el DOD “cerró pozos, proporcionó fuentes de agua alternativas o instaló sistemas de tratamiento de agua” en 11 instalaciones militares, según un informe de 2017 de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental. Pero a pesar de ese progreso, “el ritmo de la limpieza real ha sido bastante lento”, dijo la Escuela de Leyes de Berkeley.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook