Estudiantes de la UNAM, anuncian paro de 48 horas en apoyo a normalistas de Ayotzinapa

    El crimen de Ayotzinapa es un crimen de estado cuya responsabilidad, por acción u omisión, corresponde a los tres niveles de gobierno, estudiantes de la UNAM

    13 de octubre de 2014.-Estudiantes de más de 10 escuelas y facultades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Xochimilco, convocaron a la comunidad de esa institución a realizar un paro de 48 horas a partir del martes, en solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, y demandar la inmediata presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de de septiembre.

    unam_6

    En conferencia de prensa, alumnos universitarios informaron que luego de una asamblea interuniversitaria se acordó, además del paro, realizar una concentración mañana a las 16:00 horas para hacer las demandas referidas.

    Las escuelas firmantes de la convocatoria al paro, en donde está también la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco, así como los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), Azcapotzalco y Sur; las preparatorias 2 y 3, la Escuela Nacional de Trabajo Social; las facultades de Arquitectura, Ciencias, Ciencias Políticas y Sociales; las FES Aragón y Zaragoza, así como la UAM Xochimilco, convocaron a recibir en Ciudad Universitaria mañana a las 11:00 horas frente a la biblioteca central a estudiantes de la citada normal rural.

    En un comunicado que leyeron, consideraron: «Que el crimen de Ayotzinapa es un crimen de estado cuya responsabilidad, por acción u omisión, corresponde a los tres niveles de gobierno y sus instituciones, integrados por los distintos partidos en el poder«.

    Exigieron juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales y expresaron su solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa y el pueblo de Atenco. Exigieron la libertad de los presos políticos, así como por «el cese a la criminalización de la protesta social y de la militarización como una estrategia de estado que justifica los asesinatos extrajudiciales y las desapariciones forzadas como lo muestra el caso de Tlatlaya».

    Destacaron que las jornadas de paros y las movilizaciones en general, deben servir para unificar las voces y los esfuerzos en la lucha, por lo que deben ser resultado de la discusión y acuerdo a partir de la organización en asambleas democráticas y plurales.

    (El Universal)