“Europeos rechazaron transgénicos, pero ellos tienen lana y nosotros no”: funcionario a mayas

El encargado de realizar la consulta para determinar si los mayas aceptan la siembra de soya genéticamente modificada les pidió “liberarse del miedo” y aceptar soya transgénica.

MEXICOLIBREDETRANS

Regeneración, 12 de julio 2016.- “Libérense de los miedos: los europeos, que no son gente tan educada como creemos, sino también ignorantes, tuvieron temor a la palabra transgénico y por eso los rechazaron. Pero ellos tienen mucha lana para pagar cosas orgánicas, nosotros no”, dijo Yuri Peña, coordinador del Consejo Consultivo Científico de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem) a pobladores de la comunidad maya de Iturbide en una reunión informativa de la consulta ordenada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Encargado de llevar a cabo el proceso de consulta para que la población maya determine si acepta la siembra de soya genéticamente modificada, en su intervención –cuya grabación tiene el periódico La Jornada– afirmó que la miel mexicana no será rechazada en el mercado europeo por llevar algunos granitos de polen transgénico, pues las cantidades son tan bajas que no merecen ser etiquetadas.

LEER MÁS:  Semáforo Covid-19. 26 de octubre al 8 de noviembre de 2020

La legislación europea –aseguró a los indígenas y agricultores que acudieron al encuentro que se efectuó el sábado pasado– lo soporta. Ustedes lo pueden checar en las páginas equivalentes a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios en la Unión Europea. Jamás en el mundo se ha rechazado miel por presencia de polen de organismos genéticamente modificados. Eso jamás ha sucedido ni sucederá, sostuvo.

Agregó que esos miedos se iniciaron en otras comunidades; la autoridad dio el permiso (a Monsanto para sembrar 253 mil hectáreas de soya genéticamente modificada en el país) porque los científicos y la información son seguros. Por eso desde hace años se siembra soya transgénica.

Para reforzar su argumento, refirió que en una carta pública 109 investigadores que ganaron el Premio Nobel acusaron a Greenpeace de crímenes contra la humanidad por meter miedo a la gente contra los transgénicos. En India mueren de hambre porque no dejan entrar arroz enriquecido con vitamina A. En México también mueren de hambre. Antes de concluir, invitó a los indígenas mayas a asentar en el acta de la reunión que están en favor del cultivo de soya transgénica.

LEER MÁS:  México felicita a Chile por aprobar la renovación de su Constitución

La agrupación Ma OGM Colectivo sin Transgénicos y el Colectivo Apícola de Los Chenes expusieron que los encargados de la consulta indígena ordenada por la SCJN están convirtiendo este proceso en propaganda en favor de los organismos modificados.

Criticaron que en sus intervenciones Yuri Peña trate de convencer a los pobladores de los presuntos beneficios de la soya transgénica, cuando su tarea es informar con imparcialidad sobre los pros y los contras de esa semilla. Acusaron a las autoridades de manipular a las comunidades indígenas mayas y privilegiar los intereses de Monsanto.

Información de La Jornada.