La Interpol emitió una ficha roja contra Billy Álvarez, ex presidente de la cooperativa La Cruz Azul, lo buscan en 195 países 

Regeneración, 21 de agosto de 2020. La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol por sus siglas en inglés) emitió una ficha roja contra Guillermo Héctor Álvarez Cuevas, ex presidente de la Cooperativa La Cruz Azul, por lo que es buscado en 195 países.

Esto por una orden de aprehensión que pesa en su contra por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Funcionarios federales revelaron que la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó el apoyo de Interpol porque no conocen el paradero de Billy Álvarez.

Cabe señalar que, en nuestro país, existe una alerta migratoria contra otros cooperativistas que son buscados con base a la orden de captura que giró un juez de control del Centro de Justicia Penal Federal adscrito al penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

La ficha roja sólo es para Billy Álvarez

Los funcionarios dejaron claro que la ficha roja solo se solicitó contra Billy Álvarez, quien es señalado como el líder de una organización delictiva.

También buscan a Víctor Manuel Garcés Rojo y Miguel Eduardo Borrell Rodríguez, ex directores jurídicos de la Cooperativa; Mario Sánchez Álvarez, director financiero; y el abogado Ángel Martín Junquera Sepúlveda.

La FGR señala que Álvarez Cuevas y los demás autorizaban y realizaban pagos de facturas por servicios inexistentes a empresas que facturan operaciones simuladas, sin contar con facultades de representación de la sociedad agraviada.

Con lo que ocultaron el destino de los recursos que representan el producto de su actividad ilícita.

Lo anterior, causó un perjuicio a la Cooperativa La Cruz Azul de varios cientos de millones de pesos.

Podría alcanzar pena de hasta 40 años

Billy Álvarez podría enfrentar una pena de 20 a 40 años de prisión, porque es identificado como el líder de un supuesto grupo delictivo.

El resto de los acusados, en caso de ser encontrados penalmente responsables, alcanzarían una condena de 10 a 20 años de prisión, solo por lo que hace al delito de delincuencia organizada.