Compartir
¿Por qué la intención de desaparecer Luz y Fuerza del Centro afectando así a miles de trabajadores de una manera injusta?

¿Quién es el responsable del cierre injustificado?

 

El Gobierno Federal, indolente ante cualquier reclamo social, lo vimos con las madres de los jóvenes asesinados en Salvárcar; con las madres que buscan a sus hijas desaparecidas;  el caso de los niños y niñas fallecidos en el caso de la guardería ABC, Periodistas desaparecidos, desaparición de empresas mexicanas, etc., que llega también como un insulto e injusticia a los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro a ya casi 3 años de su desaparición.
 
Bueno es que haya un pronunciamiento en una causa que es de todos. Malo que no se vea lo que ocurre en el interior, que se manipule por los medios y se intente satanizar a todos aquellos trabajadores en resistencia si la gente que no esté de acuerdo, no esté informada.
 
Cuando Cayetano Cabrera Aceves, miembro del SME estuvo al borde de la muerte por la huelga de hambre fue que las autoridades, por medio de la Secretaría de Gobernación intentan dar la cara al problema.
 
Cayetano Cabrera que con casi 90 días en huelga de hambre, con 21 kilos menos de peso, tenía muy claro su objetivo: vencer o morir. Es decir, que se reinstalara a sus compañeros o llegar hasta las últimas consecuencias.
Tenían claro, además, que una de las causas de la extinción de Luz y Fuerza del Centro era entregar la fibra óptica a Televisa y tal cual así, ocurrió.
 
El asunto del SME no se puede callar. Lo ignorarán los medios interesados y quienes no desean entrar en conflicto con los que otorgan la publicidad oficial, pero será un hecho que salga una y otra vez a la luz en este país y en el extranjero.
El despido injustificado de miles de trabajadores, para beneficio de otros, obligando a renunciar boletinando en todas las empresas (Empresa que contrate a algún miembro del Sindicato en resistencia, será sancionada) como medida de presión y renunciar a sus prestaciones y derechos laborales. Otro caso de su lucha es por la libertad de presos políticos que nada deben y están privados de su libertad injustificadamente.
 
Aparte del altísimo costo social que ha traído el ilegal y arbitrario cobro “estimado” que se ha hecho a millones de usuarios, no sólo de la zona centro sino de todo el país, ocasionando considerables quebrantos en la economía familiar, al grado de o comer o pagar la luz.
 
La tesis oficial de que con el cierre de la compañía Luz y Fuerza del Centro (LFC) habría cobros más justos, un servicio más eficiente y considerables ahorros al erario nacional, se ha comprobado que es una mentira.
La CFE “empresa de clase mundial” tuvo pérdidas por más de 17 mil 168 mdp.
 
La incapacidad de respuesta de la CFE para atender las quejas de usuarios, tanto por la inconformidad en el ilegal cobro en los recibos, así como en la atención a las fallas constantes en el servicio; a diario siguen volando mufas en cualquier parte de la ciudad, apagones, etc.; es común escuchar en medios alternativos o redes sociales quejas de la gente, porque se les deja sin luz por días; o lo que callan sobre los altos funcionarios de la Comisión o de la Secretaría de Energía sobre el robo que se han hecho del cableado de cobre, sustituido por el de aluminio (pésimo conductor de energía eléctrica) y que imposibilita la transmisión de voz, datos e imagen a través de la fibra óptica. (Proyecto de Luz y Fuerza del Centro a un precio accesible para todos)
 
La corrupción con que se sigue manejando la CFE es un secreto a voces en la administración de Felipe Calderón.  La consecuencia directa de esto es la atención pésima que dan a usuarios las empresas contratistas.
 
Cuando se cuestiona sobre los altos cobros que enfrentan los usuarios y la situación financiera de la empresa, el Gobierno Federal dan los más absurdos pretextos; “si la población paga mucho, lo que debe hacer es disminuir su consumo “menciona Felipe Calderón.
 
Han pretendido acabar con el Sindicato Mexicano de Electricistas, que a dos años 11 meses del ilegal decreto de extinción que dejó sin empleo a 44 mil trabajadores, siguen algunos miles en pie de lucha.
 
En la celebración del 75 aniversario de la CFE,  Felipe Calderón no tuvo el menor tacto y tuvo el mayor cinismo al referirse a la Comisión Federal de Electricidad como una “empresa modelo”, puntal del desarrollo económico y comprometida con el bienestar de los mexicanos.
 
El gobierno Federal impidió a LFC generar su propia energía, sin embargo a CFE sí se lo permitió.
 
Cortina de humo para justificar  la creciente autorización a las empresas privadas, sobre todo extranjeras, la generación de energía en el país, pese a que el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos lo prohíbe claramente. Se han autorizado más de 700 permisos a empresas privadas (como Iberdrola,  Unión Fenosa, Mitsubishi, etc.) la CFE tiene contratos que obligan a comprarles su energía.
 
Calderón presume obras e infraestructura como: Presas El Cajón y la Yesca, si el país tiene capacidad de generación de energía, para qué la aceptación de trasnacionales a un negocio que debe ser exclusiva del gobierno mexicano.
 
En 2007, Unión Fenosa, de origen español, vendió el kilovatio-hora (kWh) a la Comisión Federal de Electricidad en 59 centavos, la cual a su vez lo vendió a Luz y Fuerza del Centro en un peso, y en 93 centavos a los industriales. En 2008, las compañías eléctricas en su conjunto aumentaron el kWh entregado a la CFE en 93 centavos y la CFE lo cobró a LFC en 1.50 pesos, pero la Secretaría de Hacienda obligó al hoy organismo liquidado a venderlo al usuario en 1.18 pesos. Ello originó que los costos de explotación de CFE fueran absorbidos por LFC, generando un sobreprecio de 13 mil millones de pesos en 2009.
 
El objetivo del Gobierno Federal nunca fue fortalecer a LFC, sino desaparecerla para abrir paso a la  privatización. 
Desde que Felipe Calderón  fue Secretario de Energía, sabía de la corrupción de altos funcionarios de la CFE y de  Luz y Fuerza del Centro, sin embargo no hizo nada;  justificó de forma maquillada la extinción y quiebra financiera,  la Ley Federal de Entidades Paraestatales establece  que ambos se administran con un órgano de gobierno, el cual es observado y auditado, si éste órgano de gobierno no sirve, entonces recae en el Presidente la responsabilidad de intervenir para hacer que funcione, una obligación del Estado proporcionar el suministro público de electricidad, situación que Felipe Calderón jamás asumió ni como secretario de energía ni como presidente.
 
Este 13 de septiembre próximo se cumple un año de que la SEGOB (Blake Mora) pactó con ellos diálogo y posible solución al conflicto, lo cual nunca se cumplió.
 
La resistencia del Sindicato Mexicano de Electricistas regresa al Zócalo, demostrando que no todo está a la venta. Se pretende que el campamento permanezca hasta el 16 de septiembre.
 
Ha habido en este último año intentos de diálogo sin éxito. Un día después de la muerte de Blake, éste iba a darles alguna respuesta o posible solución. Con el trágico suceso, la espera volvió, Poiré retoma el caso mencionando que no está enterado y que tiene que hacer nueva revisión del expediente.
 
Largas y más largas es lo único que recibe el SME.
 
Mientras tanto, las movilizaciones no paran, ya que para ellos y para la mayoría de los mexicanos es una causa justa por la que hay que seguir luchando por el bien de todos.
 
{jcomments on}
LEER MÁS:  AMLO consulta NAICM por costo de mas del 50% de gasto público al año

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook