Compartir

Tras una misa de aniversario luctuoso de su esposa, el ex presidente de Brasil declaró que pudo huir y pedir asilo político, pero él no es un ladrón y no se esconderá, se presentará en las “barbas de ellos”.


Regeneración, 7 de abril del 2018.-El ex mandatario habló frente a los manifestantes en la sede del sindicato metalúrgico. Irá a la cárcel.

Tras asistir a la misa de su fallecida esposa este sábado en la sede del sindicato de metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva declaró que se entregará a la Policía, sin embargo, no confirmó el momento en que lo hará.

“Tuve chance de irme a Uruguay (pedir asilo político). Me decían que lo haga. Que fuera a la embajada de Bolivia, de Uruguay, de Rusia. Dije que esto no lo acepto. Voy a cumplir el mandato. No estoy escondido. Voy a presentarme en las barbas de ellos. Yo no me escondo”, sentenció el ex jefe de Estado.

De acuerdo con información del diario El Clarín, Lula estuvo acompañado por la ex jefa de Estado Dilma Roussef y otros referentes políticos del Partido de los Trabajadores, y declaró que no estaba encima de la justicia y aseguró que no habría propuesto una revolución en este país si no creyera en la justicia.
“No soy un ladrón. Un ladrón no haría lo que hago yo. Soy el único ser humano imputado por un departamento que no es mío. Mintieron cuando dijeron que era mío. Soy un ciudadano indignado. Ninguno de los jueces duerme con la conciencia tranquila como yo”, explicó el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

LEER MÁS:  Habría segunda vuelta en elección presidencial de Brasil entre Haddad y Bolsonaro; éste lleva la ventaja

Cabe recordar que Lula, de 72 años, tiene una orden de detención desde el jueves anterior para empezar a cumplir una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

 

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook