Coronavirus: «Las epidemias, como todo fenómeno inesperado que empieza a causar pánico, también empieza a causar ambición (…) esto pasa en todo el mundo».

Regeneración, 16 de marzo del 2020. Empresas y ciudadanos aprovechan la incertidumbre que se ha generado en torno al coronavirus para incrementar o cobrar por servicios para detectar o evitar el contagio de esta enfermedad.

Por ejemplo, hospitales privados cobran de 4 mil a 20 mil pesos por el estudio que determina si una persona padece coronavirus.

Cuando las autoridades de salud han reiterado que esta prueba sólo la pueden realizar instituciones públicas como el Instituto Nacional e enfermedades Respiratorias (INER).

Tal es el caso de una cínica privada que cobró a un paciente que presentaba algunos síntomas más de 21 mil  pesos, como denunció un familiar del paciente en redes sociales.

La idea de que «todos se tienen que hacer la prueba» del Covid-19 fue fortalecida por los medios, cuando en México no existe un sustento técnico que obligue esta situación, aseguró el subsecretario de salud, Hugo López Gattel .

LEER MÁS:  Científicos crean chicle para evitar contagios de Covid-19
Equipo y material prioritario, útil

Por su parte, el subsecretario ha señalado cómo compañías lucran con situaciones como la que actualmente vive el mundo, para sembrar pánico y asimismo incrementar sus ventas ofreciendo artículos a mayor costo.

Mencionó el caso de las termocámaras, que son «equipos muy cuestionables»,  que se cotizan hasta en 35 mil dólares, con esa misma cantidad se podrían adquirir ventiladores que sí salvan vidas, apuntó.

También señaló que para la detección de casos en las escuelas, no sería necesaria la compra masiva de termómetros, lo cual no tendría ningún sentido.

Por lo que el gobierno mantiene la calma y prioriza los materiales de mayor necesidad, en vez de contribuir a enriquecer a las compañías que publicitan sus productos a través de la confusión y «la presión» de los medios.

Los cubrebocas

El ejemplo más claro es la demanda de productos como cubrebocas y guantes, además de productos desinfectantes que han incrementado sus ventas.

A través de las redes, ciudadanos han realizado la reventa de material médico, que ha motivado la ambición de ciudadanos que ofertan paquetes de 50 cubrebocas en 3 mil pesos.

Sin embargo, las autoridades sanitarias en México, han sido claras en que el uso de mascarillas sólo es recomendable para las personas infectadas.

«…los cubrebocas sirven solamente para que la persona con síntomas no propague el virus a los demás, no nos sirve como una barrera de protección a las personas que pudiéramos ser contagiadas, y una muy importante»

LEER MÁS:  Julio César Chávez se contagió de Covid-19

Por lo que se recomienda, en este escenario de prevención, el lavado de manos, el estornudo de etiqueta y en caso de presentar síntomas, quedarse en casa para que tenga una recuperación efectiva sin propagar el virus.

Información del miedo

Esta mañana, López Gattel habló sobre el efecto de la información y su uso para lucrar con emergencias como la del coronavirus.

«… las epidemias, como todo fenómeno inesperado que empieza a causar pánico, también empieza a causar ambición y es muy conocido, esto pasa en todo el mundo».

López Gattel dijo que el miedo como cualquier enfermedad se contagia y, aseguró, los medios son uno de los vehículos principales para la propagación de la desinformación.

» Y ese miedo se propaga, se propaga igual que las enfermedades infecciosas, sólo que por otras vías. Una de las vías son los medios de comunicación públicos ya sea formales o informales».

Dijo que: Los propios mensajes, los rumores, pueden ser un instrumento muy útil para tener señales de alerta temprana sobre los fenómenos de salud, pero también sobre los fenómenos sociales que están asociados con la salud.