La menor ya fue sometida a tres estudios en uno acreditaron la violación, en otro la negaron y en el ultimo le dijeron que hubo desgarre, pero del delito nada.

Regeneración, 3 de abril de 2018.- La madre de la menor de 14 años que fue víctima por parte de tres compañeros de la escuela denunció públicamente que la Fiscalía General del estado (FGE) de Puebla no ha acreditado el delito de violación a pesar de que la niña ya fue sometida a tres estudios para determinar si en realidad sufrió el abuso.

El testimonio de Guadalupe, exalumna de la telesecundaria Jaime Torres Bodet, en donde sucedieron los hechos, hace 10 meses tres de sus compañeros, quienes fueron identificados como Ángel Daniel N., Juan Diego N., y Arnaldo N., la encerraron en el salón de clases y abusaron sexualmente de ella, mientras el resto de los compañeros estaban en otra actividad, detalla una publicación de Página Negra.

LOS PROFESORES LA AMENAZARON PARA QUE CALLARA

La menor asegura que los profesores se dieron cuenta de los hechos, pero en vez de apoyar a la alumna, la amenazaron para que callara , por esta situación ya no quiso asistir a la telesecundaria y se limitó a decirle a su mamá que sus compañeros la habían tocado.

La madre de la menor, acudió a interponer una denuncia por el delito de acoso sexual, pero los maestros de la Telesecundaria hablaron con ella para llegar a un “acuerdo”. Sin embargo, un mes después Guadalupe le confesó a su mamá que la habían amenazado.

“Tardé un mes para decirle porque yo estaba amenazada. Ya no quise regresar a la escuela y le dije a mi mamá que era porque me habían tocado y me alzaron la falda pero después ya no pude, ya no aguanté y le dije”, dijo la menor.

Debido a esto, madre e hija presentaron nuevamente una denuncia, pero esta vez por violación, tras la cual la joven fue examinada por un médico de la Fiscalía en el municipio de Tlatlahuitepec, quien confirmó que Guadalupe sí fue víctima de violación tumultuaria.

El caso llegó a la ciudad de Puebla, en donde la adolescente fue sometida a un segundo estudio que le realizó una médico, también perteneciente a la FGE y el resultado fue que no existió violación alguna, entonces Sonia solicitó que le realizaran un tercer estudio a su hija, esta vez con otro doctor.

En la tercera revisión,que le realizaron los médicos del Tribunal Superior de Justicia, señalaron que la joven sí presentó desgarre, pero no acreditaron la violación.

Las denunciantes explicaron que desde la agresión se han traslado a la capital poblana siete veces y lejos de mostrar avances en la investigación las autoridades ponen en duda sí en verdad existió algún delito en contra de la menor.

Ahora Sonia y Guadalupe exigen justicia; ahora la víctima sufre de estrés postraumático, además han recibido constantes amenazas de las que también han sido víctimas por parte de los familiares de los presuntos agresores. Incluso sostuvieron que están dispuestas a llegara hasta el Fiscal Regional para que el delito cometido contra la menor no quede impune.