Nueva York aprueba ley que exige edificios más seguros para aves

Aves. La legislación exige que las nuevas construcciones sean erigidas con materiales que evitar la muerte de estos animales

Regeneración, 8 de enero del 2020. La ciudad de Nueva York aprobó una ley que exige los nuevos edificios que se construyan en alguno de los cinco condados y que midan al menos 23 metros, deberán utilizar vidrio a prueba de pájaros.

Un 29 por ciento de las aves han desaparecido desde 1970, según una nota del New York Times citada por el especiailsta Eric Baldwin.

La ley, que entrará en vigor en diciembre del 2020, planeta que al menos en sus primeros 23 metros, de 90 por ciento de las nuevas construcciones, sean construidas con materiales seguros para las aves.

Celebran medida

La ley está pensada, de forma paralela, en ajustarse a los patrones de migración, en especial el llamado Atlantic Flyway, o ruta del Atlántico.

La iniciativa fue presentada por el Consejal de Brooklyn, Rafael Espinal y respaldada por el legislador Brad Hoylman.

La fundación protectora de aves celebró la medida y dijo que es una decisión histórica.

LEER MÁS:  Consejo contra discriminación pide a condóminos higiene y solidaridad

«Lo que hizo el Consejo es salvar miles de vidas y, con suerte, otras ciudades, constructures y arquitectos seguirán el liderazgo compasivo de la ciudad de Nueva York, señaló Rita McMahon, directora de la Wild Bird Fund.

 

________________________________________________________________________

Calentamiento global está modificando el tamaño de las aves

Aves estarían reduciendo el tamaño de su cuerpo mientras ampliando la extensión de sus alas. Según los investigadores, esto tiene una explicación


Regeneración, 20 de diciembre de 2019. Una universidad estadounidense descubrió que 52 especies de aves estudiadas observadas por casi 40 años redujeron el tamaño de su cuerpo y ampliaron la extensión de sus alas.

Entre 1978 y 2016, un estudio dirigido por la Universidad de Míchigan, en Estados Unidos concluyó que estos cambios se deben al cambio climático.

De acuerdo con los datos recolectados, la longitud del hueso de la pata inferior de las aves, una medida común del tamaño del cuerpo, se redujo en un 2.4 por ciento.

LEER MÁS:  Gobierno de la CDMX atiende a personas en situación de calle por Covid

En cambio, las alas se alargaron un 1.3 por ciento.

Casi 40 años de recolección

Los investigadores analizaron más de 70 mil especímenes de 52 especies de aves migratorias de América del Norte.

Los especímenes fueron recolectados por más de 40 años, luego de que morían al estrellarse contra edificios de Chicago, Illinois.

Brian Weeks, autor principal y profesor asistente en la escuela de medio ambiente y sostenibilidad de la Universidad de Míchigan explicó pormenores de la investigación.

Respuesta ante la crisis climática
Mencionó que los estudios basados en las respuestas de los animales ante la crisis climática se centran principalmente en los cambios de hábitat.
Asimismo, se reflejan en la migración, nacimiento y mortalidad, sin embargo, la morfología corporal se ha vuelto un aspecto crucial.
Asimismo, detalló que el tamaño del cuerpo más pequeño significa menos energía disponible para que las aves completen los largos viajes que corresponden a la migración.

Explicación del tamaño

LEER MÁS:  Profeco: hay abasto de maíz, no se justifica alza en el precio de tortilla

Esto además aumenta su probabilidad de sobrevivir a esta etapa son las que cuentan con alas más largas que compensaban sus cuerpos más pequeños.

Una de las teorías que podrían justificar esta reducción de tamaño, es que los animales más pequeños se refrescan más rápido.

Esto debido a que pierden calor corporal con más velocidad debido a sus relaciones más grandes de superficie–volumen.

Cabe destacar que poco más de 600 millones de aves mueren cada año en los Estados Unidos después de chocar con edificios altos, principalmente en Chicago.

Esta ciudad se caracteriza por un alto número de rascacielos y que se encuentra ubicada en una importante ruta de migración.