Compartir
El Papa Francisco dijo que “no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido” abusos de tipo sexual y que “nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”
papa francisco iglesia católica curas pederastas abuso infantil
El papa Francisco durante su visita a Irlanda. A un lado, un cartel dice: “El papa, jefe de la red de pedófilos más grande en la historia de la humanidad”.

Regeneración, 24 de febrero del 2019.-El Papa Francisco se comprometió hoy a que la Iglesia “no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido” abusos de tipo sexual y que “nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”.

Así lo expresó en su discurso final tras la cumbre histórica celebrada en el Vaticano ante 190 representantes de la jerarquía de la Iglesia católica para abordar la lacra de los abusos a menores por parte de clérigos.

El papa argentino quiso en su largo discurso puntualizar que la plaga de los abusos a niños “es universal y transversal” y para ello citó varios informes de instituciones internacionales, pero dejó claro que “esto no disminuye su monstruosidad dentro de la Iglesia”.

LEER MÁS:  Exsacerdote: "Norberto Rivera me ofreció volverme obispo si ocultaba pederastia"

La inhumanidad del fenómeno a escala mundial es todavía más grave y más escandalosa en la Iglesia, porque contrasta con su autoridad moral y su credibilidad ética”.

Francisco explicó que las estadísticas que realizan las instituciones y organismos internacionales son parciales porque numerosos abusos se cometen en el ámbito familiar y no se denuncian.

El Papa quiso reafirmar “con claridad” que “si en la Iglesia se descubre incluso un solo caso de abuso, será afrontado con la mayor seriedad”.

El objetivo de la Iglesia, añadió Francisco, “será escuchar, tutelar, proteger y cuidar a los menores abusados, explotados y olvidados, allí donde se encuentren”.

LEER MÁS:  Exsacerdote: "Norberto Rivera me ofreció volverme obispo si ocultaba pederastia"

Después de estos tres días de debates en el Vaticano, dijo que ha llegado la hora “dar directrices uniformes para la Iglesia” aunque no citó, en realidad, medidas concretas o cambios en la legislación vaticana, y solo enumeró varios puntos para la lucha contra los abusos a menores.

El primero fue el de la necesidad de “defender a los menores y para ello instó a cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Iglesia“.

Reiteró la obligación de una total “seriedad” de la Iglesia a la hora de abordar los casos, y aseguró que “no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquiera que haya cometido tales crímenes”.

“La Iglesia nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”, aseveró.

Otro es la exigencia de una verdadera “purificación” de los hombres de la Iglesia para “transformar los errores cometidos en oportunidades para erradicar este flagelo y jamás “caer en la trampa de acusar a los otros, que es un paso hacia la excusa que nos separa de la realidad”.

“Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”, dijo.

Finalizó con “un sentido llamamiento a la lucha contra el abuso de menores en todos los ámbitos” porque “se trata de crímenes abominables que hay que extirpar de la faz de la tierra”.

LEER MÁS:  Exsacerdote: "Norberto Rivera me ofreció volverme obispo si ocultaba pederastia"

Con información de EFE.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook