Es un preso político que lleva 46 años en un penal de máxima seguridad en Florida, Estados Unidos. Fue encarcelado injustamente por defender el territorio de la tribu Sioux; el cuál se ha querido utilizar para su explotación y actualmente podría ser contaminado por el uso del oleoducto Dakota Access.

¿Quién es Leonard Peltier? El preso político que luchó por la tribu Sioux

Regeneración, 10 de octubre del 2021. Con 46 años tras las rejas, Leonard Peltier es el preso político que lleva más tiempo encarcelado en Estados Unidos. El 26 de junio de 1975 fue condenado injustamente por el asesinato de Jack Coler y Ronald Williams, agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), en la reserva india Pine Ridge, en Dakota del Sur.

El proceso judicial de Peltier estuvo lleno de irregularidades, entre ellas declaraciones de supuestos testigos torturados por el FBI. Por ello, líderes mundiales, políticos y activistas consideran que el activista es inocente y él mismo ha declarado que no cometió el crimen por el que lo encarcelaron.

A pesar de eso, permanece privado de su libertad en el penal de máxima seguridad de Florida. Peltier ha realizado solicitudes de clemencia a los expresidentes William Clinton, George W. Bush y Barack Obama; pero los tres se la negaron, aunque su estado de salud está cada vez más deteriorado.

Aquellas personas que exigen su liberación han cuestionado y puesto en tela de juicio los motivos de las autoridades norteamericanas para tenerlo como prisionero. También consideran que el tiempo que ha permanecido en prisión es suficiente para que obtenga su libertad. Sin embargo, deberá esperar a 2024, tres años más, para solicitar libertad condicional.

LEER MÁS:  EE.UU tiene acuerdo con extraterrestres, reveló ex funcionario espacial

¿Qué pasó en la reserva india Pine?

A mediados de 1970, Leonard Peltier asistió a la reserva india Pine Ridge, junto con otros miembros del Movimiento Indígena Estadounidense (AIM, por sus siglas en inglés). El activista empezó a participar en la organización militante de derechos civiles desde finales de la década de los años sesenta.

Peltier asistió a la reserva, considerada como territorios sagrados Sioux, para proporcionar ayuda en las actividades comunitarias y con la seguridad; ya que en ese momento se desarrolló el «Reinado del Terror», periodo en el que decenas de personas de los pueblos nativos de Estados Unidos fueron asesinadas.

Peltier declaró que escuchó disparos, cuando Williams y Coler llegaron a la reserva de Pine Ride. Por lo que tomó su rifle y disparó en dirección a donde estaban los agentes federales, que en ese momento desconocía su identidad.

«Yo estaba en Pine Ridge ese día, intercambié tiros con las autoridades que nos estaban disparando, pero no maté a esos agentes», dijo Peltier en una entrevista con el New York Daily News en 2016.

El activista fue acusado por ambas muertes, junto con otros dos nativos, pero sólo Peltier fue declarado culpable y encarcelado. El caso, para muchos, es símbolo de los abusos hacia los pueblos nativos americanos del sistema de justicia de Estados Unidos.

La lucha Sioux en Estados Unidos

La tribu Sioux ha tenido que defender sus territorios en múltiples ocasiones, la última vez fue para evitar que el oleoducto Dakota Access, de más de 1 mil 800 kilómetros, operara. Ello, debido a que pasa por su territorio y viola la Ley de Política Ambiental Nacional.

LEER MÁS:  Bebé muere en brazos de su madre migrante al llegar a EE.UU.

Las 300 tribus sioux que viven en el territorio temen que se contamine el agua del río Missouri, bajo el cual una parte del oleoducto transporta aproximadamente 570 mil barriles de petróleo.

En diciembre del 2016, durante la administración del presidente Barack Obama, se negaron los permisos para que el oleoducto cruzara el río y ordenó que se realizara la evaluación de impacto ambiental. El objetivo fue analizar rutas alternativas y el impacto en los derechos de las tribu.

Cuando llegó Donald Trump al poder firmó una orden para acelerar la construcción de la tubería del oleoducto y se completó en 2017. Sin embargo, las tribus volvieron a demandar y ganaron. En abril del año pasado, un juez federal determinó que el análisis ambiental tenía carencias y dio 30 días para cerrarlo.

A pesar de esto, Joe Biden no ha cerrado el oleoducto y se han realizado varios diálogos con integrantes y representantes de la tribu para que su administración respete el fallo del juez; así como sus derechos, por encima de los intereses particulares.

Aún no existe una resolución, el presidente norteamericano no ha ordenado el cierre del Dakota Access aunque recientemente declaró que el 11 de octubre sería el Día de los Pueblos Indígenas. El primer mandatario afirmó que se hacía en reconocimiento a los abusos cometidos en su contra por los conquistadores de América.