Robot de seguridad se ‘suicida’ ahogándose

Un robot de seguridad que fue programado para vigilar las calles de Washington, D.C., fue encontrado dentro de una fuente, ahogado

Regeneración, 19 de julio del 2017.-  «Y pensar que nos habían prometido coches voladores, y ahora tenemos robots suicidas», describe un tuit. 

Cientos de tuits como: «Es un día divertido aquí en @gmmb. El súper robot de seguridad de alta tecnología en nuestro complejo de oficinas sufrió un accidente».

Apenas la semana pasada, Steve (nombre del robot) había empezado a patrullar en Washington Harbour, un complejo ribereño en Georgetown, con restaurantes y oficinas. Washington Harbour y su promotor inmobiliario, MRP Realty, presentaron al robot en Facebook el 12 de julio.

LEER MÁS:  Sin miedo, replica apoyo al presidente: #VolveriaAVotarPorAMLO

La publicación promociona el «extenso catálogo de capacidades de seguridad» de Steve, que aparentemente no incluye ninguna lucha contra el crimen submarino.

Steve todavía estaba acostumbrándose a las calles que tiene programadas para proteger. Se encontraba «creando mapas de las zonas» para prevenir teóricamente este tipo de accidentes.

«Esta fase inicial es nuestra oportunidad de implementar, revisar y remediar cualquier error en el sistema para avanzar tanto en la programación como en las características de seguridad de un centro concurrido de uso mixto como es el Washington Harbor», escribió un portavoz de MRP en un comunicado dirigido a CNN.

LEER MÁS:  #DíaMundialDeLaDiabetes: OMS perfila acciones para garantizar insulina

«Estos incidentes nos muestran dónde se necesitan mejoras, las cuales pueden desplegarse para contribuir a la seguridad en desarrollo de nuestros inquilinos, residentes y visitantes».

A pesar de que Steve sólo había rodado por unos pocos días, ya tenía algunos amigos nuevos. «Parecía tan feliz y saludable», recordó uno de los dolientes en Twitter.

Pero para otras personas, que trabajaban cerca de Steve, la noticia de su partida no fue muy triste. Alguien aseguró no tan cariñosamente que el robot era «muy extraño».

 

cargando...