Ser vegetariano, otra manera de combatir el cambio climático

Será imposible combatir el cambio climático a menos que también se transforme la forma en que el mundo produce alimentos, aseguran científicos.

Regeneración, 4 de agosto del 2019. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) está considerando transformaciones importantes para luchar contra el fenómeno, como optar por dietas vegetarianas y veganas en lugar de consumir carne y modificar la manera en que se usa la tierra.

Con solo reducir las emisiones de carbono de automóviles, fábricas y centrales eléctricas, no es suficiente para resolver la crisis climática, advirtieron científicos del IPCC reunidos en Ginebra, en un borrador filtrado del informe que esperan dar a conocer al término de la cita la próxima semana.

“El consumo de dietas saludables y sostenibles, como las basadas en granos gruesos, legumbres y vegetales, nueces y semillas presenta grandes oportunidades para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, señala el reporte.

“También debe haber un gran cambio en cómo se usa la tierra”, añadió, al estimar que se debe incluir un mejor acceso a los mercados y a los servicios agrícolas, empoderar a las mujeres dedicadas a ese sector y fortalecer la seguridad en la tenencia de la tierra.

LEER MÁS:  México incrementó 44% superávit agropecuario: Agricultura

Sugiere que la tierra debe ser manejada de forma más sostenible para que libere menos carbono. “Las tierras de turba necesitarán ser restauradas deteniendo los esquemas de drenaje; el consumo de carne deberá reducirse para disminuir la producción de metano; también el desperdicio de alimentos tendrá que ser reducido”.

Para los científicos, será imposible mantener las temperaturas globales a niveles seguros a menos que también se transforme la forma en que el mundo produce alimentos y maneja la tierra.

PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS EN EL MUNDO

En la actualidad, el ser humano explota el 72 por ciento de la superficie del planeta para alimentar, vestir y apoyar la creciente población mundial, al tiempo que la agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra producen casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero.

LEER MÁS:  Ahorra Infonavit 3 mil 270 millones de pesos al triplicar licitaciones

Uno de esos gases más potente es el metano y sus emisiones provienen de los campos de ganado y arroz, mientras que la deforestación y la eliminación de turberas causan altos niveles de emisiones de carbono.

“El cambio climático exacerba la degradación de la tierra a través de aumentos en la intensidad de las lluvias, inundaciones, frecuencia y severidad de la sequía, estrés por calor, viento, aumento del nivel del mar y acción de las olas”, según el informe.

Como ejemplo, citó los niveles récord que en junio y julio pasados alcanzaron las olas de calor en Europa occidental, donde las temperaturas fueron entre 1.5 y 3 grados centígrados más altas debido al cambio climático.

LEER MÁS:  Primer tormenta de invierno y dos ondas tropicales

El IPCC, patrocinado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), había advertido previamente que aumentos mayores a 1.5 grados centígrados podrían provocar la desestabilización climática.

La cita del IPCC en Ginebra terminará el próximo miércoles y se espera que el Informe Especial sobre Cambio Climático y Tierras sea aprobado para su publicación un día después.

cargando...