Un estudio reveló que las células cutáneas afectadas por el acné tienen una estructura que las hace más fuertes a la hora de combatir los efectos del envejecimiento.

 

acné

Regeneración, 11 de octubre de 2016.- Científicos del King’s College de Londres y la Escuela de Medicina de Nueva Jersey, en Estados Unidos realizaron un estudio con un grupo de mil 205 mujeres gemelas que se ofrecieron como voluntarias.

El estudio versó sobre la observación de que las pieles grasosas, además de ser más propensas al acné, también presentaban un proceso tardío del envejecimiento y de lo cual no se sabía la razón, dijo la Simone Ribero.

Para entender la relación entre el acné y el envejecimiento, Ribero y su equipo identificaron a aquellas mujeres que hubieran tenido acné en algún momento de sus vidas.

LEER MÁS:  Destaca Sheinbaum que 91% de los adultos ya se vacunó

En el grupo de pacientes estudiadas, un 25 por ciento había sufrido el trastorno.

El paso siguiente fue comparar la longitud de sus telómeros, tomados de sus glóbulos blancos, con la longitud de los telómeros de mujeres que nunca habían presentado brotes de acné.

Los telómeros se encuentran en los extremos de los cromosomas y una de sus funciones es protegerlos del deterioro.

A medida que las células envejecen, los telómeros se van descomponiendo de forma gradual, lo que al final resulta en la muerte celular, una parte normal del crecimiento y del paso de los años.

LEER MÁS:  Destaca Sheinbaum que 91% de los adultos ya se vacunó

Es entonces cuando las células mueren y las arrugas empiezan a aparecer, según la doctora Helen Blau, profesora de microbiología e inmunología en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Así, después de organizar las muestras por edad, peso y altura, los científicos compararon la longitud de los telómeros entre ambos grupos: las mujeres que habían tenido acné y las que no.

Las voluntarias que habían sufrido el trastorno tenían, en promedio, telómeros más largos que aquellas que no padecido acné.

Con dichas muestras los investigadores encontraron que un grupo de genes asociados a la muerte de las células estaba menos activo en las pieles de quienes habían tenido acné.

Vía BBC