Tutunakús en Puebla acuerdan defender el territorio, como pidió el Papa Francisco

    010316lavn3 tepango1

    Indígenas tutunakús de la Sierra Nortey Nororiental de Puebla reunidos en Tepango, acordaron defender la “casa grande”, como instruyó el Papa Francisco cuando vino a México. Los indígenas se pronunciaron contra el despojo, la privatización o la invasión de su territorio y de sus recursos naturales.

    Leticia Ánimas

    Regeneración, 2 de marzo de 2016. Tepango de Rodríguez, Puebla.- Acompañados por miembros de la pastoral social de la iglesia Católica, indígenas totonacos de la Sierra Norte y Nororiental acordaron defender la “casa grande”, como instruyó el Papa Francisco cuando vino a México y se pronunciaron contra el despojo, la privatización o la invasión de su territorio y de sus recursos naturales.

    Durante una reunión realizada en Tepango de Rodríguez, donde hay tres concesiones para la explotación de minerales metálicos y no metálicos, y se proyecta instalar una hidroeléctrica de la que sólo tienen noticia porque “los empresarios ya trazaron una brecha y porque quisieron venir a comprar unos terrenos en la zona de Las Láminas y como no pudieron, ahora buscan más abajo”, representantes de 15 comunidades decidieron unirse y organizarse como “pueblo indígena y defender su territorio”.

    En el encuentro, los totonacos llamaron a no permitir que los partidos políticos los dividan, y a ya no creer en las promesas de campaña de los candidatos porque, dijeron, lo importante es “estar unidos para podernos defender como indígenas y reafirmar nuestra identidad, para que se nos respete y no nos invadan, ni nos despojen”.

    “Nos estamos organizando porque sabemos que rescatar y salvaguardar nuestra cultura y nuestra espiritualidad, tiene que ver también con la defensa de nuestro territorio, por eso nos declaramos dueños, guardianes y herederos del lugar que ocupamos, porque aquí están nuestras montañas, nuestras cavernas, nuestros manantiales que son lugares sagrados, portadores de vida y un don divino”, aclararon.

    010316lavn3 tepango2

    Leer: Sierra Norte por la vida, en defensa del territorio DOCUMENTAL

    El territorio de los pueblos originarios, consideraron, debe estar libre de los denominados proyectos de muerte, como la minería, las hidroeléctricas, las ciudades rurales, la extracción de hidrocarburos y de todo lo que implique la privatización, despojo o invasión de sus bienes naturales. “Somos un pueblo en estrecha relación con el Dios de la vida y portadores de una cosmovisión y una espiritualidad propias”

    Este modelo de desarrollo (basado en la explotación de los recursos naturales) “es para mal. Porque las minas no sólo van acabar con los cerros y con el agua, sino que también van a producir venenos que se meten a las entrañas de la tierra “que deben defender porque aquí es donde manifestamos nuestra cultura y se desarrolla nuestra vida. Es el lugar donde nos dejaron nuestros antepasados y en donde dejaremos a nuestros hijos, y ellos a su descendencia”.

    En Tepango de Rodríguez, según el Sistema de Información Minera, hay tres concesiones: la 221908; 221910 y 223133, para la exploración y explotación de oro, plata cobre, plomo y zinc, entregadas a Salvador Zarandona Prats en predios denominados San Cruz, La Cruz y Terrazos que abarcan 62 hectáreas de la cabecera municipal.

    El municipio es atravesado por los ríos Nepopualco y Ayoco, que son brazos del Zempoala y el Ajajalpan, que a su vez forman parte de la Cuenca del Río Tecolutla. La mayor parte de su territorio está cubierto por grandes áreas de bosques mesófilo de montaña – ecosistema del que sólo queda en el país un 1 por ciento-, donde predominan árboles de las especies alíes y liquidámbar, además de pino-encino.