UAM: Se puede beber agua de la llave, es de buena calidad

La idea sobre la insalubridad de agua de la llave en México devino desde hace 34 años, con la incertidumbre generada tras el sismo de 1985

Regeneración, 31 de diciembre del 2019. México es el primer lugar mundial en consumo per cápita de agua embotellada, con un promedio de 390 litros por persona al año, informó la investigadora del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa de la UAM, la doctora Delia Montero Contreras.

La especialista indicó que dicho nivel de consumo no es una moda o práctica de la élite, sino deriva de la incertidumbre sobre la calidad del líquido que llega a los hogares, de ahí que esta industria sea la de mayor crecimiento en el sector de las bebidas.

En su libro Instituciones y actores. Un enfoque para entender el consumo de agua embotellada en México sostiene la premisa de que esto empezó a manifestarse tras el temblor del 19 de septiembre de 1985.

LEER MÁS:  Sheinbaum instaura reconocimiento para acercar a niñas a la ciencia

La incertidumbre por las tuberías afectadas y la mezcla con las de aguas residuales generó dudas sobre la calidad del recurso.

De ahí que se modificaran los hábitos de consumo, que derivaron en un fénómeno que se expandió en México a lo largo de 30 años.

ENCUESTA, CONSUMO DE AGUA DEL GRIFO

La integrante del área Economía Institucional, Estado y Gestión Social señaló que la investigación comenzó a partir de una encuesta levantada en 2011 en varios puntos de la Ciudad de México.

La llevó a cabo un grupo multidisciplinario de las divisiones de Ciencias Básicas e Ingeniería, Biológicas y de la Salud, y de Ciencias Sociales y Humanidades de las unidades Azcapotzalco, Iztapalapa y Xochimilco de la UAM.

LEER MÁS:  FGJ difunde retrato hablado de mujer que se llevó a Fátima

El trabajo mostró que 70 por ciento de los encuestados tenía una buena percepción de la calidad del agua de grifo, pero no la consumía por carecer de certidumbre sobre su pureza.

Aunque la única alcaldía que presentaba problemas serios de contaminación por detección de metales fue Iztapalapa, mientras las otras 15 surtían líquido de buena calidad.

Resaltó que aun cuando la Constitución garantiza a los mexicanos el derecho al agua potable apta para el consumo humano.

Ese principio básico y fundamental no es garantizado por la Comisión Nacional del Agua y El Sistema de Aguas de la Ciudad de México, “debido a la serie de intereses y redes de corrupción en torno al manejo del recurso”.

LEGISLACIÓN PARA EL USO DEL AGUA

Los derechos de propiedad del agua están fuera de cualquier regulación, por ejemplo, hay permisos para bombear 300 metros cúbicos al día, pero no el control real de ello.

LEER MÁS:  Frente frío al norte trae lluvias, calor en el resto del país

Lo que permite a las empresas sustraer mucho más de lo permitido, y no hay regulación de la publicidad de bebidas ni de purificadoras.

El punto fundamental de esto, señaló la investigadora, es la falta de información, por lo que enseñar a la población y, en especial a los niños, que el agua de la llave no es mala resultará vital para el futuro próximo.

Además deberá promoverse el uso de bebederos públicos y nuevas prácticas de reutilización y saneamiento del recurso, aseguró la doctora Montero Contreras.