Ultraconservadores acusan al grupo ultraderechista El Yunque de espionaje, abusos así como daños a personas y familias

Regeneración 7 de febrero del 2018. Conservadores católicos consideran que el grupo secreto El YunqueEl Yunque es organización que no respeta las condiciones mínimas para la comunión –que no uniformidad- del asociacionismo cristiano», señaló la publicación española El Diario.es

En la nota, dicho medio señala que tuvo acceso a un documento entregado a la Conferencia Episcopal Española (CEE) donde los inconformes recuerdan cómo los obispos de Getafe, Toledo y San Sebastián, “y en privado otros obispos”, han prohibido a los grupos cercanos a El Yunque participar en sus diócesis.

Los obispos de la CEE tienen a su disposición un informe elaborado en 2010 con numerosos testigos, sobre la naturaleza de esta organización política con visión mesiánica y su incidencia en el asociacionismo cristiano, recuerda el documento y retomado por El Diario.

El medio de comunicación señala que al comprobar cómo los obispos seguían convocando a las asociaciones proYunque a las reuniones, las asociaciones firmantes se niegan a seguir colaborando con ellas. Y dan varias razones.

Lo que se describe es lo siguiente:

En primer lugar, su juramente de secreto. No pueden, como han intentado en el pasado, obligar a los demás a colaborar con su estrategia de ocultación y mucho menos utilizar la coacción o la amenaza como se hizo repetidas veces.

Tampoco pueden, a decir de los conservadores católicos inconformes, hacer captación de jóvenes o de colaboradores sin explicarles que detrás está El Yunque, o apoderarse de campañas y actividades de otros grupos y plataformas.

Así mismo para los grupos «El Yunque no deben espiar las actividades o los miembros de otros grupos para beneficio o control de su organización, abusando de la confianza que se les da».

Por último, “y sirve como un resumen de su actuación, no deben utilizar el engaño o la mentira para ocultar sus estrategias y su identidad”.

Finalmente, las asociaciones instan a los obispos a que obliguen a El Yunque a que se regularicen civilmente (o canónicamente si desean conservar su juramento religioso) renunciando a su metodología secreta.