500 años del encuentro entre Cortés y Moctezuma

«…otros muchos señores venían delante del gran Montezuma, barriendo el suelo por donde había de pasar, y le ponían mantas para que no pisase la tierra …»

Regeneración, 8 de noviembre del 2018. Un día como hoy pero hace 500 años, se vieron cara a cara el conquistador Hernán Cortés y el emperador Moctezuma III.

De acuerdo con la historia, el primer encuentro se dio el 8 de noviembre de 1519 y se dice que se efectuó en el cruce de las calles de República del Salvador con la Avenida Pino Suárez, de acuerdo con la traza actual del Centro Histórico de la Ciudad de México.

En tal lugar actualmente se encuentran dos edificios históricos, el Templo de Jesús Nazareno y el antiguo Hospital de Jesús.

En su exterior, y en la esquina arriba mencionada se encuentra una placa de cantera que indica el acontecimiento histórico que marcaría el destino de la cultura mexica.

ASÍ FUE EL ENCUENTRO SEGÚN CORTÉS

En la Segunda Carta de Relación de Hernán Cortés enviada al Emperador de España Carlos V, con fecha del 30 de octubre de 1520 se pueden leer los siguientes párrafos sobre tan trascendental encuentro:

«…Pasada esta puente, nos salió a recibir aquel señor Moctezuma con hasta doscientos señores, todos descalzos y vestidos de otra librea o manera de ropa asimismo bien rica a su uso, y más que la de los otros, y venían en dos procesiones muy arrimados a las paredes de a calle, que es muy ancha y muy hermosa y derecha, que de un cabo se parece el otro y tiene dos tercios de legua, y de la una parte y de la otra muy buenas y grandes casas, así de aposentamientos como de mezquitas, y el dicho Moctezuma venía por medio de la calle con dos señores, el uno a la mano derecha y el otro a la izquierda, de los cuales el uno era aquel señor grande que dije que había salido a hablar en las andas y el otro era su hermano del dicho Moctezuma, señor de aquella ciudad de Iztapalapa de donde yo aquel día había partido, […].

Y allí me tomó de la mano y me llevó a una gran sala que estaba frontera del patio por donde entramos, y allí me hizo sentar en un estrado muy rico que para él lo tenía mandado hacer, y me dijo que le esperase allí, y él se fué.

Y donde a poco rato, ya que toda la gente de mi compañía estaba aposentada, volvió con muchas y diversas joyas de oro y plata, y plumajes, y con hasta cinco o seis mil piezas de ropa de algodón, muy ricas y de diversas maneras tejidas y labradas, y después de me las haber dado, se sentó en otro estrado que luego le hicieron allí junto con el otro donde yo estaba; y sentado, propuso en esta manera:

‘Muchos días ha que por nuestras escrituras tenemos de nuestros antepasados noticia que yo ni todos los que en esta tierra habitamos no somos naturales de ella sino extranjeros, y venidos a ella de partes muy extrañas’

El cronista Bernal Díaz del Castillo, un testigo ocular del encuentro, recordaba así la escena en su «Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España» (1632):

LEER MÁS:  Nace Sor Juana en Estado de México [fragmento poema de amor]

«…Ya que llegábamos cerca de México …. se apeó el gran Moctezuma de las andas, y traíanle del brazo aquellos grandes caciques, de bajo de un palio muy riquísimo a maravilla, y la color de plumas verdes con grandes labores de oro, con mucha argentería y perlas y piedras chalchihuites (jade) que colgaban de unas como bordaduras … otros muchos señores venían delante del gran Montezuma, barriendo el suelo por donde había de pasar, y le ponían mantas para que no pisase la tierra …»

Fray Francisco de Aguilar en su Relación Breve de la Conquista de la Nueva España, describe el encuentro de la siguiente manera:

LEER MÁS:  Nace Aquiles Serdán impulsor de la Revolución Mexicana en Puebla

«… Andando más adelante, ya que llegaba el dicho Cortés obra de un tiro de piedra de él , se apeó el solo del caballo en que iba, y el dicho Motecsuma salió de la litera y echó al cuello del capitán unos collares de oro y piedras, y dicho Cortés le echó al cuello un collar de margaritas (perlas); y con toda crianza le habló que fuese muy bien venido, que a su casa venía; y el capitán le dio las gracias por tan buen recibimiento y así poco a poco entramos en un gran patio de muy gran circuito…»

UN NUEVO ENCUENTRO

Este viernes en el marco de la conmemoración del encuentro, los descendientes de ambos personajes revivieron la escena suscitada hace cinco siglos.

LEER MÁS:  La colimense Griselda Álvarez es la primera mujer gobernadora en el país

Así fue el abrazo entre Federico Acosta Ruiz-Peinado, descendiente de Moctezuma, y Ascanio Pignatelli, descendiente de Hernán Cortés, pertenecientes a la 17ava y 16ava generación en linea directa, correspondientemente.

cargando...