Alca gigante desapareció por caza y cambios ambientales del Siglo XIX

Había millones de ejemplares de alca gigante en todo el hemisferio norte, por ello este estudio es relevante para entender la vida en el planeta

Regeneración, 28 de noviembre del 2019. La rápida extinción del alca gigante o “pingüino” del Atlántico Norte fue propiciada por la caza furtiva y los cambios ambientales naturales durante el Siglo XIX, reveló un nuevo estudio realizado por la Universidad de Swansea, en Reino Unido.

Publicada en la revista científica eLife, la investigación se centró en la caza humana como causante de la desaparición de estas aves.

Estos ejemplares gigantescos que no podían volar y habitaron la costa este de Norteamérica y Groenlandia, así como las islas frente a Terranova, Islandia, Escocia y en toda Escandinavia.

LEER MÁS:  Rescatan a tortugas afectadas por marea roja en Oaxaca

El estudio fue realizado por la científica Jessica Thomas, de la citada universidad, quien mediante la integración de datos genéticos, de corrientes oceánicas basadas en GPS y análisis de viabilidad de la población, determinó la razón de la rápida extinción.

La investigadora y su equipo encontraron que como ocurre con otras especies, el alca gigante fue ampliamente explotado a inicios del Siglo XVI por marineros europeos para obtener su carne, huevos y plumas.

CAMBIOS AMBIENTALES O CAZA

El análisis de viabilidad de la población reveló que incluso si el “pingüino” del Atlántico Norte no hubiera estado amenazado por el cambio ambiental, la caza humana por sí sola podría haber sido suficiente para causar su extinción.

LEER MÁS:  Lanzan campaña contra sacrificio a tiros de 10 mil camellos en Australia

“Secuenciamos genomas mitocondriales completos de 41 individuos de todo el rango geográfico de la especie y reconstruimos la estructura de la población y su dinámica en todo el Holoceno (periodo postglacial)”, precisa la especialista en ADN y estudiante postdoctoral.

“Nuestros datos no sugieren que los alcas gigantes estuvieran en riesgo de extinción antes del comportamiento intensivo de caza humana a principios del Siglo XVI”, refiere el coautor del estudio Thomas Gilbert, profesor de Genómica Evolutiva de la Universidad de Copenhague.

Se cree que había millones de ejemplares de alcas gigantes en todo el hemisferio norte, por ello este estudio es relevante

Pues ya que se demostró que “la presión de la caza humana probablemente causara la extinción, incluso si las aves aún no lo hubieran hecho bajo amenaza de cambios ambientales», agrega.

Los ejemplares de alca gigante medían unos 80 centímetros de altura, poseían alas y un gran pico, sin embargo, la caza y cambios ambientales terminaron por extinguirlos alrededor de 1850.

LEER MÁS:  Profepa: Continúa tráfico de cactáceas, provoca desequilibrio ecológico

Los dos últimos especímenes conocidos fueron cazados por pescadores en la isla de Eldey frente a la costa de Islandia.

cargando...