Volveré a los temas que hace tiempo había tratado: la literatura escrita por mujeres en América Latina. Entonces, regreso a un sitio acechado y lúgubre, el universo cuentístico de María Fernanda Ampuero, acaso la escritora ecuatoriana que mejor entiende el caos y la violencia como verdaderos detonadores literarios. Entonces, sí, retomo a María Fernanda pues este 2021, en medio de una pandemia, publicó un nuevo libro: Sacrificios humanos (Páginas de espuma).

¿Qué hace tan atractivo el trabajo de la ecuatoriana? Sin temor a equivocarme es su penetrante mirada de periodista trasladada a la ficción breve. Si algo caracteriza Sacrificios humanos es lo bien calibrado que está todo el conjunto narrativo, además de la certera trasmutación de una realidad atroz (como ocurre en el relato “Biografía”) en un juego de apariencias e invenciones. Con la apertura de este cuento, el lector entiende que está por ingresar a un territorio salvaje, incómodo, lleno de guiños al cine de terror ochentero y, sin duda, la más viva de las crónicas periodísticas, acaso exagerada, pero real y contundente.

Sacrificios humanos no es un libro adjetivo, sino sustantivo, no está lleno ni de ornato ni de festividades, sino de palabras justas, bien colocadas. A María Fernanda el adjetivo no se le resbala, lo contiene, y va, con una narrativa bien dominada, dejando que las situaciones se sucedan con naturalidad, no hay descripciones vastas ni desequilibrio en el telón de fondo producto de una sobreadjetivación de ambientes. Lo social se vuelve un tesoro incrustado que relumbra en el fondo, pues los personajes de este libro de cuentos carecen de juicios de valor, son directos, frontales, saben herir salvajemente, arrancan el abrazo de una palabra.

Evidentemente, es una cuestión de gustos, pero Pelea de gallos, su primer libro de este género, me parece más equilibrado. En Sacrificios humanos hay un puñado de relatos superiores a otros, como es el caso de “Biografía” –el mejor de todo el volumen-, así como “Elegidas”, “Freaks” y “Sacrificios”. En Pelea de gallos (Páginas de espuma, 2018), los 13 cuentos son devastadores, comenzado por Subasta –también el primero y creo el mejor. Entonces, queda claro que María Fernanda Ampuero sabe muy bien elegir la obertura de la música que es toda su oda al terror y la violencia.

Creo que aún estamos por ver en el futuro a la mejor María Fernanda, cuando sus obsesiones e ideología tomen rumbos, me refiere al de la poesía, género del que no está nada lejana, pues cada cuento suyo tiene incrustadas esquirlas poéticas del filo de César Vallejo y Alejandra Pizarnik.

Foto: Páginas de Espuma

***

Agradezco a Martha Rojas y a RegeneracionMX por el espacio que me otorgan para tratar temas sobre literatura y cultura. Así como la confianza para considerar que mi voz tiene algo importante y trascendente que decir en cuanto al ámbito cultural y artístico de nuestro país. Vaya, pues, para los lectores este espacio donde intentaré dar a conocer novedades literarias, así como obsesiones de autores y autoras a quienes vuelvo una y otra vez, como el río intentando gastar la piedra.