Asesinato de Berta Cáceres fue un complot que se fraguó cuatro meses antes

Además de las ocho personas que ya están acusadas, un informe del Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas, señala a los ‘posibles autores intelectuales’.

 

Regeneración, 31 de octubre de 2017.- El asesinato de Berta Cáceres fue cuidadosamente planeado con por lo menos cuatro meses de anticipación, según el informe de un equipo internacional de abogados.

El Grupo Asesor Internacional de Personas Expertas, señaló que aunque ya se acusó a ocho personas por su crimen, no es un “hecho aislado” y aún faltan los autores intelectuales del hecho.

“Pese a la secretividad con que se ha manejado la investigación, el GAIPE ha logrado establecer la participación de directivos, gerentes y empleados de (la empresa constructora de la represa) DESA; de personal de seguridad privada contratado por la empresa; de agentes estatales y de estructuras paralelas a las fuerzas de seguridad del Estado en actos delictivos anteriores, concomitantes y posteriores al asesinato del 2 de marzo de 2016”, dice el informe. “Esos hechos aún permanecen impunes”.

De acuerdo con el grupo, conformado a petición de la familia e integrado por expertos de Estados Unidos, Colombia y Guatemala, el informe se basó en decenas de entrevistas, archivos judiciales, informes independientes y lo que el grupo calificó como acceso parcial a las pruebas provistas por investigadores del gobierno, entre ellas una fracción de los archivos telefónicos que constituyen lo más importante del caso.

En tanto, el vocero del Ministerio Público Hondureño, indicó que la investigación sigue abierta aunque se haya arrestado a los autores materiales del crimen y se encontró el arma homicida.

“Lo que está costando para Ministerio Publico es llegar a quién pagó para el asesinato”, reconoció Mora-Carias.

Cáceres, quien recibió el prestigioso Premio Ambientalista Goldman por encabezar a su pueblo indígena lenca en la oposición a una represa hidroeléctrica, fue asesinada el 2 de marzo de 2016 por hombres armados que irrumpieron en su casa durante la noche. Gustavo Castro Soto, un activista mexicano, resultó herido.

Vía La Jornada

Comentar con facebook