Carlos Joaquín: el viejo aliado de Calderón

Por Ricardo Sevilla

RegeneraciónMx.- La amistad que existe entre el gobernador panista de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y el matrimonio integrado por Margarita Zavala y Felipe Calderón es añeja y entrañable.

Cabe recordar que el 9 de abril de 2016, Calderón estuvo en Quintana Roo, perorando a favor de la candidatura de su amigo Carlos Joaquín. El hermano de Pedro Joaquín Coldwell ⎼quien había saltado del PRI al PAN⎼ estaba exultante y, desde su cuenta de Facebook, no pudo reprimir los deseos de escribirle un expansivo mensaje a su amigo:

Calderón Hinojosa, de acuerdo con fuentes que ahora mismo trabajan en el equipo de Carlos Joaquín, solía viajar, al menos, una vez por semana al estado de donde también es oriundo el escritor y empresario Héctor Aguilar Camín, quien es amigo de ambos y ha recibido contratos millonarios por parte de estos dos personajes.

En mayo de ese mismo año, durante el cierre de campaña de Joaquín González a la gubernatura de aquel estado, Felipe fue invitado a participar como orador principal del evento. La tarde del 30 de mayo de 2016, Calderón Hinojosa lanzó un discurso paroxístico (uno más) sobre Carlos Joaquín.

No obstante, antes de llegar al evento, Calderón tuvo un accidente vehicular. “El cabrón iba pedísimo, se voló un alto y chocó con una camionetita blanca. Estuvo tan duro el madrazo que la Suburban donde viajaba con su esposa se metió al patiecito de una casita de adobe”, cuenta un vecino de Kantunilkín, quien atestiguó los hechos ocurridos aquella mañana.

Pese a que el equipo de Carlos Joaquín trató de encubrir el incidente y, para disipar los rumores, adujo que el vehículo era conducido por un elemento del (desaparecido) Estado Mayor Presidencial, los vecinos sostienen que no fue así y que, en realidad, era el propio Calderón quien manejaba e iba intoxicado por el alcohol.

Poco después se supo que en la camioneta blindada modelo Suburban, en efecto, iban Felipe y Margarita Zavala, acompañados por la panista María Trinidad García Arguelles, quien en ese momento era presidenta municipal de Lázaro Cárdenas y buscaba reelegirse.

A pesar de los esfuerzos que hicieron (tanto el equipo de Calderón como el de Carlos Joaquín) para esconder a los tripulantes, la noticia logró llegar a redes sociales y, finalmente, Calderón se vio obligado a escribir un mensaje, desde su cuenta de Twitter, hablando sobre el accidente.

Pese a que el panista acusó al chofer del otro vehículo de haber sido el causante del choque, José Manuel Gutiérrez Canul, quien conducía la camioneta Gran Cherokee blanca, salió a desmentirlo.

Horas más tarde, en un video que circuló en redes sociales, se pudo ver y escuchar a Gutiérrez Canul declarando que, al bajar de su vehículo, policías federales le habían puesto una pistola en la cabeza y, mientras eso ocurría, bajaron rápidamente al matrimonio Calderón-Zavala de la camioneta chocada para que continuaran su camino en otro automóvil hacia el evento donde eran esperados por Carlos Joaquín.

https://twitter.com/i/status/738038723682652161

Pero no es la única ocasión en que Calderón y Zavala han visitado y respaldado a su amigo Carlos Joaquín González. Antes y después de la campaña del actual gobernador de Quintana Roo, la presencia de la pareja expresidencial se ha convertido en una constante en aquel estado.

Y no sólo han viajado a ese estado ubicado en la península de Yucatán para protagonizar eventos políticos. Además de haber acompañado tenazmente a Carlos Joaquín en su campaña y en sus informes de gobierno, Calderón y Margarita Zavala suelen viajar a Quintana Roo, solos o en familia, para esparcirse y gozar de comidas, paseos recreativos y travesías en yate por la Riviera Maya a costa del erario estatal.

Y es que, por órdenes del gobernador, suelen ser recibidos en aquella entidad por el actual subsecretario de Gobierno en Quintana Roo, Francisco, “Frank”, López Reyes. El trabajo del exdirector General de Turismo de Cancún (de 2013 a 2021), según testimonios de personas que laboran en el equipo de Carlos Joaquín, “podría describirse como el de un guía de turistas de élite, que se encarga de pasear a todos los amigos de su jefe”.

El papel de López Reyes, afirma una de las fuentes consultadas por RegeneraciónMx, “siempre se ha limitado a recibir y agasajar a todos los cuates de los gobernadores para quienes ha trabajado: Borge Angulo y Carlos Joaquín”.

Nuestro entrevistado sostiene que a Quintana Roo han ido a pasear, con cargo al erario estatal, además de Felipe y Margarita, Carlos Loret, Ricardo Anaya y Héctor Aguilar Camín, entre muchos otros personajes antilopezobradoristas “Y Frank, por instrucciones de Carlos Joaquín, se dedica a pasearlos, llevarlos de antro y ofrecerles todo el entretenimiento que los visitantes necesiten, como si el cabrón fuese su propio guía de turistas”.

“Pero tampoco hay que subestimar a Frank (López Reyes). Si Carlos Joaquín lo ha colocado en el papel de host de lujo y director de tours especiales se debe precisamente a que su mentor es, desde hace muchos años, su amigo Felipe Calderón.

Efectivamente, Francisco Javier López Reyes es hijo del político panista Francisco López Mena, quien fuera titular del Consejo de Promoción Turística de México en tiempos de Calderón,​ cargo al que, por lo demás, renunció un año después (octubre de 2007) para unirse a la campaña de Germán Martínez Cázares (uno de los protagonistas de Operación Berlín) hacia la Presidencia Nacional del PAN.

El subsecretario de Gobierno de Quintana Roo, a quienes muchos consideran la mano derecha de Carlos Joaquín, no sólo es uno de los epígonos y admiradores más férreos de Felipe Calderón, sino un personaje que, desde joven, ha estado estrechamente vinculado a sujetos como Diego Fernández de Cevallos y Vicente Fox.

“La verdad es que aquí todos sabemos que Carlos Joaquín siempre ha sido un aliado de Calderón. Eso no es de ahorita. Él ya operaba para Calderón desde que era priísta. Es más, muchos de los problemas que actualmente enfrenta la administración de López Obrador se deben a la complicidad de Carlos Joaquín con Calderón. No entiendo cómo no se dan cuenta: ¡Trabajan juntos desde que Felipe era presidente y Joaquín era diputado!”, asegura otra de las fuentes consultadas por RegeneraciónMx.

“Antes de que Calderón se fuera de Los Pinos y cediera su lugar al otro corrupto de Peña Nieto, hubo quienes presentaron dos propuestas muy importantes en el Congreso: una pretendía quitarle la concesión de la Mina de Cananea a Grupo México y otra se oponía a que Calderón se saliera con la suya y extinguiera Luz y Fuerza del Centro. Pero ¿qué crees? ¡Calderón pactó con Carlos Joaquín para que no la dejaran pasar los diputados del PRI!”, narra otra de las fuentes entrevistadas por RegeneraciónMx.

Y, en efecto, al consultar el repositorio de votaciones correspondiente al último año del sexenio de Felipe Calderón, se puede corroborar que, el 23 de septiembre de 2009, el diputado Carlos Manuel Joaquín González, desde su curul priísta (en la LXI Legislatura), votó en contra de la propuesta que solicitaba que le fuera retirada la concesión de la mina de cobre de Cananea a la empresa Minera México, SA de CV.

Como se sabe, otro de los principales objetivos del presidente López Obrador es reparar el daño laboral causado a los trabajadores de la extinta empresa paraestatal eléctrica Luz y Fuerza del Centro (LyFC), luego de que Felipe Calderón, mediante un lesivo e inopinado decreto presidencial dado a conocer el 11 de octubre de 2009, ordenara su extinción, lo cual derivó en el despido de más de 40 mil trabajadores.

En opinión de López Obrador, este organismo ⎼que distribuía energía eléctrica a toda la Ciudad de México, a 80 municipios del Estado de México, dos de Morelos, dos de Puebla y cinco de Hidalgo⎼ “ha tenido el sindicato más democrático de México”.

Pero eso no parecieron creerlo ni Calderón ni sus amigos Genaro García Luna y Carlos Joaquín, quienes apoyaron al expresidente a perpetrar aquel golpe letal a LyFC.

Cabe recordar que la noche del día 10 de octubre de 2009, en punto de las 23:00, Genaro García Luna, en su flamante papel de Secretario de Seguridad Pública, ordenó que un operativo encabezado por la Policía Federal para tomar las instalaciones de aquel organismo cuyas principales sedes se encontraban en seis puntos geográficos: Ciudad de México, Necaxa, Cuernavaca, Pachuca, Pedregal y Lechería.

Dos días después (el 13 de octubre), ante el golpe artero asestado por Calderón, se propuso un punto de acuerdo para que la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados elaborara un proyecto de controversia constitucional contra la extinción de LyFC. Pero Calderón, quien habría pactado con Carlos Joaquín para convencer a la fracción priísta en la Cámara de Diputados, decidió votar en contra, junto con otros miembros del PRI.

Un mes después, el 24 de noviembre, se volvió a plantear el mismo punto de acuerdo, pero Carlos Joaquín, en contubernio con su entrañable amigo Felipe Calderón, se mantuvo firme y, desde su escaño priísta, volvió a votar en contra de presentar una controversia constitucional ante la SCJN para impugnar la extinción de LyFC.

Además de su vieja alianza con Calderón y los contratos millonarios que le ha concedido a Héctor Aguilar Camín, unos de los antilopezobradoristas más radicales, Carlos Joaquín, el aliado de Felipe Calderón, ahora mismo se encuentra maniobrando un fraude electoral en el municipio de Solidaridad, en Playa del Carmen.

Cabe mencionar que las (tres) fuentes que ofrecieron su testimonio para este reportaje decidieron resguardar su nombre por temor a las represalias del gobernador panista, quien en algún momento llegó a decir: “los traidores que se larguen, porque si los agarro, los decapito”.

https://www.youtube.com/watch?v=g0iOmOV15Q0

 

* Escritor, periodista y traductor. Es coordinador de Opinión e Investigaciones en RegeneraciónMx.