Chiles en Nogada, dos siglos del máximo platillo patrio

El Chile en Nogada posiblemente es el platillo más representativo de nuestra identidad nacional, por su historia y sus colores. 

Regeneración, 18 de septiembre del 2019. Se cumplen 198 años de la creación del Chile en Nogada, este delicioso platillo que hace su esperada aparición cada año desde el mes de julio hasta septiembre.

En el año 2010, la gastronomía mexicana fue decretada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, por considerarla «un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias y costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales».

LEER MÁS:  Valores y bienestar para disminuir trabajo infantil: AMLO

En ese tenor es complicado nombrar a un platillo como el más sabroso de entre tantos que componen la gastronomía mexicana. Ya que como dice el refrán popular “El gusto se rompe en géneros”.

Pero el Chile en Nogada tiene un don especial, ya que además de ser uno de los platillos mexicanos más ricos, es también posiblemente el más representativo de nuestra identidad nacional, por su historia y sus colores. Mantiene a tope esa dualidad de exquisitez con tradición.

Existen varias versiones de su creación todas datan del primer tercio del siglo XIX, en la época independentista, el historiador gastronómico, Ricardo Muñoz Zurita, afirma que entre los registros más antiguos están los manuscritos en propiedad de la familia Traslosheros.

LEER MÁS:  Decomisa SAT 31 mil dólares en Aduana de Sonora

La receta que apareció con el número 1378, en el libro “La Cocinera Poblana”, de Narciso Bassols donde señala que los chiles en nogada se sirvieron por primera vez el 28 de agosto de 1821, cuando Agustín de Iturbide firmó los Tratados de Córdoba, y a su paso por Puebla las monjas agustinas del convento de Santa Monica le prepararon a él y a su ejercito un platillo con ingredientes de temporada que exaltaba los colores de la Bandera Trigarante.

Desde entonces hasta nuestros días la receta original ha sufrido pocas variaciones, siendo motivo de debate si debe ir capeado o no, o si debe servirse caliente o frío.