Compartir

 Denuncia pública por la impunidad y violencia en la destrucción de las biznagas que conforman el patrimonio biocultural del territorio chichimeca en Guanajuato

Regeneración, 19 de julio del 2018. Los Guardianes de los Cerros, en Guanajuato, denuncian la violencia de que son objetos los pueblos chichimecas para despojarlos de las biznagas gigantes por parte de la empresa SOPRAL. Señalan asesinatos, robos, confrontaciones entre comunidades provocadas por los intereses privados así como la inacción de las autoridades correspondientes.

Damos voz a la denuncia de los Defensores de los Cerros, quienes el dia de hoy renuevan su llamado a detener el ecocidio y la violencia contra los pueblos Chichimecas de Guanajuato y su bienes culturales y naturales

Biznaga gigante, especie natural protegida

La biznaga gigante o Echinocactus Platycanthus, de la familia de las cactáceas del orden de los Cariophillales, es una especie natural protegida por la norma oficial mexicana 059. La cual protege a esta variedad como especie en peligro de extinción y la considera con la categoría de riesgo, por lo que queda prohibida su tala, transporte y comercialización.

La biznaga gigante crece menos de un centímetro por año, su reproducción es silvestre y hay ejemplares que cuentan hasta con 300 años de edad y pueden medir mas de 3 metros de altura.

Cabe mencionar que es una especie que se distribuye de manera natural en los estados vecinos a Guanajuato y es endémica de nuestra región, no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.

Los pueblos chichimecas y las biznagas gigantes

Nosotros como pueblos chichimecas de Guanajuato hemos combatido la destrucción contra la naturaleza en nuestros municipios de Victoria y Dr. Mora, Guanajuato.

Habitamos esta zona semidesertica en nuestros pueblos de Sacromonte, Corralillos, Puerto de Obispo, Presa de la Plata, la Calera, el Plan y Ojo de Agua en el noreste del estado.

Los despojos de la empresa SOPRAL

Los miembros de la empresa SOPRAL, que opera privatizando ilegalmente tierras de las comunidades indígenas y explotando irracionalmente los recursos naturales son los responsables del ecocidio que aquí narramos.

Todos los problemas ambientales se derivan del despojo de tierras a las comunidades y los intentos y procesos para explotar los recursos naturales con los que cuenta el territorio chichimeca, en los casos mas grabes está el Sotolar, comunidad de desplazados donde sacaron a las familias por medio de presiones con escrituras apócrifas.

Asesinatos, secuestros y violencia de SOPRAL contra pueblos Chichimecas

Una familia con sus miembros indignados y que hicieron resistencia fueron atacados por un grupo armado (presuntamente ministeriales) las victimas fueron secuestradas, amarradas, golpeadas y abandonadas en el cerro, incluyendo adultos y menores de edad, en una segunda etapa por defender su hogar fueron de nuevo golpeados, detenidos y enviados a la cárcel con cargos falsos, el autor de tal injusticia es conocido en la región como José Marcos Reséndis (Erminio).

Otro caso lamentable ocurrió en la comunidad de la Calera recientemente, donde otro miembro de SOPRAL llamado Manuel Loyola (finado) a través de los años había estado despojando a distintas familias de su patrimonio de tierras, también escriturándose de manera ilegitima propiedades de distintas familias.

Apoyado por golpeadores contratados incluso en su misma familia, amedrentaba a pobladores y visitantes con amenazas e intimidaciones, en las ultimas agresiones y prohibiciones del acceso a la tierra comunal familiar, varias familias se vieron en la necesidad de defenderse después de ver que un padre de familia que intentaba labrar las tierras de cultivo fue herido con dagas y machetes, entonces se desató un sangriento enfrentamiento dónde Manuel Loyola asesinó a un joven disparando a sangre fría con una pistola a la cabeza de su victima, así como también intentó asesinar a otros campesinos con las balas restantes, posteriormente los parientes del muchacho en un intento por defenderse desarmaron y atacaron a Manuel Loyola, el resultado fueron varios heridos hospitalizados de gravedad por machetazos y balazos, Manuel Loyola perdería unos días después la vida en el hospital.

Sin embargo los pistoleros y golpeadores del finado Manuel Loyola continúan impidiendo el acceso a la tierra comunal familiar con las mismas estrategias de amenazas e intimidación con armas de fuego.

Desde Septiembre del año 2008 los miembros de SOPRAL comenzaron a saquear la biznaga gigante.

Utilizando a pobladores engañados provenientes de nuestras propias comunidades como peones, aprovechándose de su necesidad económica y de su ignorancia, no todos sabían el delito ambiental ante la Procuraduria del Ambiente que implica hacer esta destrucción de cactaceas. SOPRAL los utilizo y les pagó para hacer el trabajo sucio de la tala clandestina, generando división y conflictos internos en los pueblos.

Utilizando una supuesta licencia de SEMARNAT bajo el numero de permiso de UMA (Unidad de manejo ambiental) DGVS-CR-EX3486-GTO y supuestamente autorizada en oficio núm SGPA/DGVS/06620 de fecha 25 de Septiembre de 2008.

Continuaron con la destrucción hasta mediados del año 2016 cuando vecinos de diferentes localidades empezamos a protestar y a manifestarnos en los medios de comunicación. Sin embargo ninguna autoridad se interesó en acudir al lugar a investigar profundamente y por eso es que seguimos insistiendo en que se haga justicia por la destrucción de nuestro territorio.

Las demandas ante Profepa

Hasta hoy existen tres demandas de los pueblos presentadas ante PROFEPA, incluso, debido a la exigencia de varios hermanos indígenas afectados una fue elaborada y firmada por el gobierno municipal de Victoria, encabezado por Lic. Héctor Teodoro Montes Estrada con su Sindico Francisco Salinas Trejo y hasta hoy la instancia federal de PROFEPA ni ninguna otra ha aplicado la justicia conforme a sus propias leyes establecidas.

La empresa SOPRAL que hemos señalado como responsable de la comisión del delito ha realizado tal devastación en distintos predios ubicados en el municipio de Victoria y Dr. Mora, Guanajuato, como lo son La Calera, La Cuesta Blanca, La Bonanza y Hacienda de Palomas. Estos predios son vecinos del ejido de Corralillos y Sacromonte, donde residen algunos de los autores intelectuales del delito ambiental.

Los autores que hemos señalado como responsables y que se ostentan como miembros de la Sociedad SOPRAL S.A de R.L. son autores también de la extracción de arena y arcilla de Lutita Gris en tierras que por derecho histórico le pertenecen a las comunidades para uso comunal de pastoreo, recolección y agricultura (todo moderado).

Cabe señalar que desconocemos con qué carácter se ostentan para entrar en estos terrenos o si están constituidos como persona moral.

Los autores de este saqueo extrajeron sistemáticamente las biznagas gigantes hasta cortar un estimado de mas de 20 mil ejemplares de hasta tres metros de altura, con edad de mas de 250 años aproximadamente, con lo que puede haber llevado a la especie a un peligro mayor de extinción, al menos en esta zona. Pues esos ejemplares eran importantes semilleros de la especie.

Indígenas usados como peones para destruir su propio patrimonio

Los responsables llegaban al terreno con sus peones contratados desde las seis de la mañana y talaban las biznagas mas grandes con moto-sierra dejando solamente los quiotes o corazones de la cactácea, sobre ellos dejaban papelitos o etiquetas con el numero de la supuesta licencia de SEMARNAT.

Respectivamente los señores Alejo Mata o Cipriano Mata, quien usa ambos nombres Coordinaba la tala de biznaga en el paraje conocido como La Cuesta Blanca; el señor Isidro “ChinoLino” Lino se encargó de la destrucción en el paraje de la Bonanza; otro ecocida llamado Enrique Salazar cortaba y extraía la biznaga gigante en un lugar llamado Hacienda de Palomas; Manuel Loyola (finado durante el enfrentamiento derivado del despojo de tierras familiares) hacía lo mismo en los parajes de Potrero Nuevo, La Peñota y en predio Las Paredes.

Todos ellos rentaban burros para el traslado y mandaban a los peones a bajar las biznagas cortadas del cerro, ya que son terrenos muy accidentados dónde en la mayoría solo se puede acceder por veredas y pequeños caminos.

Finalmente, el principal cacique José Marcos Reséndis, alias “Erminio” se encargaba de comandarlos y hacer el acopio de biznaga en su mismo domicilio ubicado en el rancho del Puerto del Roble.

El producto de pedazos de biznaga pelada se llevaba en camionetas con fines comerciales, el producto se utilizaría para la elaboración de dulce de biznaga o acitrón, con el que irónicamente los mexicanos elaboramos todos los años dulces tradicionales horneados, rosca de reyes, chile en nogada y varias recetas de tamales.

Cabe mencionar que los lugares devastados se encuentran en terrenos colindantes con el ejido Corralillos, municipio de Victoria y con Dr. Mora, dónde las autoridades municipales nunca se pusieron a la altura del problema y dónde nunca hicieron la presión necesaria para que los responsables respondieran por el daño causado a las tierras de las comunidades.

La resistencia al ecocidio

Los vecinos y pobladores nos organizamos al presenciar esta insaciable depredación que año con año acababa con nuestras plantas y nuestro patrimonio biocultural, al combatir el ecocidio y al investigar descubrimos que el supuesto permiso estaba a nombre de Josefina Palacios Ortiz, persona completamente desconocida para nosotros, el supuesto permiso era para una unidad de manejo ambiental tipo de manejo de vida libre, propósito conservación y manejo para aplicarse sobre una superficie de 206-00-00 hectáreas, con calve de registro DGVS-CR-EX3486-GTO tipo de propiedad particular, tenencia por poder, especies que registra para su manejo de echinocáctus platycanthus, con fecha de registro 25 de Septiembre del 2008. Llegamos a este conocimiento solicitando a SEMARNAT la información, y nos dio respuesta con un número de ocicio SGPA/DGVS/06620/08 el 26 de Agosto de 2016.

Los ecocidas suspendieron la actividad de tala de biznaga aproximadamente hace un año, cuando los pobladores nos organizamos. Denunciamos los hechos a través de los medios de comunicación locales y después de ejercer presión recibimos solo una vez el apoyo de la policía del municipio de Dr. Mora, ya que la del municipio de Victoria se negó a investigarlos y a detenerlos. Durante la intervención policíaca tanto trabajadores como patrones huyeron de la zona de devastación dejando abandonadas herramientas y maquinaria como motosierras y guaparras. Nuestras quejas y la problemática se publicaron en el periódico del Noreste, en paginas de medios libres y en el medio internacional Vice.

Con los hechos que hemos narrado las personas señaladas han incurrido en delitos ambientales, por haber materializado la hipótesis normativa o conducta tipificada contenida en la fracción IV del artículo 420 del código Penal Federal; así como el 420 de Querter en su fracción II.

Las mismas personas de la empresa SOPRAL y que hemos señalado como responsables de la destrucción de mas de 20 mil biznagas gigantes son también responsables por haber vaciado cemento sobre nuestro cráter sagrado de aguas minerales y curativas, al que conocemos tradicionalmente como la Hervidora, la cual es un espacio ceremonial y patrimonio cultural y natural de nuestras comunidades, esto ocurrió en los mismos terrenos ya señalados donde devastaron la biznaga.

Esto fue durante las fechas cuando se practicaba la destrucción de esta cactácea y para presionarnos a guardar silencio y a ceder las tierras de las comunidades por medio de amenazas, tal agresión provocó a nuestra Hervidora una alteración en el monolito mineral, donde ya no puede brotar el agua, alterando su funcionamiento y matando el florecimiento natural del agua curativa, destruyendo el ecosistema y atacando a nuestras tradiciones con la madre naturaleza.

Por esta razón han incurrido en el delito tipificado por la fracción I del artículo 420 Bis del Código Penal Federal. Actualmente nosotros como pueblos solicitamos un peritaje del INAH para que se hagan respetar nuestras espacios sagrados así como su libre acceso a ellos, el caso de la Hervidora es solo uno de tantos.

Sin embargo los cacique de la SOPRAL continúan poniendo letreros de propiedad privada por todos lados, cercando fuertemente los accesos y agrediendo a los campesinos indígenas al impedir el derecho de acceso a nuestras propias tierras.

¡Los miembros de las comunidades que conformamos la organización comunitaria Guardianes de los Cerros y que formamos parte del Congreso Nacional Indígena y el CIG

EXIGIMOS JUSTICIA!

¡Respeto a nuestro derecho histórico como pueblos originarios!

¡Respeto a nuestro territrio comunal que es legado de nuestros abuelos chichimecas!

¡Respeto a nuestros espacios ceremoniales y sagrados!

¡Basta de haciendas y caciques latifundistas que pretenden privatizar las tierras pertenecientes a nuestros pueblos originarios!

¡Respeto y justicia para nuestro patrimonio biocultural como lo es la biznaga gigante, restauración de los daños y castigo a los responsables!

PROFEPA, SEMARNAT, gobierno Federal EXIGIMOS JUSTICIA!

Victoria Xichu de Indios, Guanajuato, 19 de Julio de 2018.

Mas información en:

https://www.facebook.com/media/set/…

también:

https://www.vice.com/…/el-mayor-exterminio-de-biznagas-fue-…

 

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook