Descubren una nueva especie de ballena en costas de Japón

Se trata de una especie de misteriosas y pequeñas ballenas negras que los pescadores y balleneros de Hokkaido, habían visto hace años

Regeneración, 4 de septiembre del 2019. Ballena. Los rumores de pescadores japoneses sobre la existencia de una ballena diferente a las conocidas resultaron ciertos; una nueva especie del cetáceo Berardius minimus fue descubierta en las costas de la isla de Hokkaido por un grupo de científicos.

Se trata de una especie de misteriosas y pequeñas ballenas negras que los pescadores y balleneros de Hokkaido, en el norte de Japón, habían visto desde hace años en la isla y decidieron llamarla Kurotsuchikujira (ballena picuda de Baird negro).

Científicos de la Universidad de Hokkaido, la Universidad de Iwate, el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia y el Museo Nacional de Historia de Estados Unidos siguieron la pista de los pescadores, revisaron la bibliografía existente, estudiaron los restos de varios cetáceos encontrados en la zona, buscaron nuevos rastros y confirmaron el hallazgo.

LEER MÁS:  Sin arcos detectores, más de 4 mil policías reguardarán el Zócalo

En un comunicado conjunto, el grupo de expertos dio a conocer el descubrimiento y detalló que es una ballena barba que prefiere las aguas oceánicas profundas y tienen gran capacidad de buceo, lo que dificulta verla.

ESTUDIOS REVELADORES

Stranding Network Hokkaido, un grupo de investigación fundado y administrado por el profesor Takashi F. Matsuishi, de la Universidad de Hokkaido, recolectó seis ballenas con pico no identificadas a lo largo de las costas del mar de Okhotsk.

“Los ejemplares compartieron características de B. bairdii (la ballena picuda de Baird) y fueron clasificadas como pertenecientes al mismo género Berardius”, indicó el texto.


Sin embargo, una serie de características externas distinguibles, como las proporciones corporales y el color, llevaron a los expertos a investigar si estas ballenas picudas pertenecen a una especie actualmente no clasificada.

LEER MÁS:  AMLO atento a demandas de comerciantes y asesores pedagógicos

«Con solo mirarlos, podríamos decir que tienen un tamaño de cuerpo notablemente más pequeño, más en forma de huso, un pico más corto y un color más oscuro en comparación con las especies Berardius conocidas», explicó Tadasu K. Yamada, curador emérito del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia del equipo investigador.

Además, las mediciones craneales detalladas y los análisis de ADN enfatizaron aún más la diferencia significativa de las otras dos especies del género. Su longitud corporal (de entre 6.2 y 6.9 metros) es claramente menor que la de otras especies conocidas (10 metros), según el reporte, publicado por la revista Scientific Reports.

LEER MÁS:  Más de 8 millones de adultos mayores beneficiados con pensión universal

Los estudios fueron realizados en términos de su morfología, osteología (análisis de huesos) y filogenia (comparativo de su ADN con el de otras especies conocidas).

cargando...