En México, casi 4 millones personas que no saben leer ni escribir, y de las cuales 2.3 millones de personas tienen 60 años en adelante.

Regeneración, 8 de septiembre del 2019. En el marco del Día Internacional de la Alfabetización el rezago educativo es el principal factor para 750 millones de jóvenes y adultos no sepan leer ni escribir.

De esta cifra, 32 millones pertenecen a América Latina y el Caribe, lo que representaba un 4% del total de la población del mundo.

Latinoamérica pasó al cuarto lugar de analfabetismo a nivel mundial, detrás de Europa, América del Norte, Asia Central y el Este y Sudeste Asiático.

Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador y Argentina se encuentran entre los países con un 99% de índices de alfabetización. Una situación distinta a la de algunos en Centroamérica.

LEER MÁS:  Contagios de Covid-19 aumentaron 9%: López-Gatell

Por ejemplo, Honduras tiene un 89% de alfabetización, El Salvador 88% y Haití está por debajo, con un 72%.

En el caso de este último país, se le atribuyen esos malos resultados a los altos niveles de pobreza, a la falta de acceso a la educación pública y a la escasa formación docente.

MÉXICO

En México, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) informó que hay tres millones 704 mil 998 personas de 15 años y más que no saben leer ni escribir, cifra que corresponde a 1.3 millones que hablan alguna lengua indígena, y 2.3 millones de personas de 60 años en adelante.

LEER MÁS:  #RegeneraciónOriginal: ¡Exponiendo medios! Lo que lees no es toda la realidad

Por su parte, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), brinda cursos y talleres de capacitación así como alfabetización a sus derechohabientes, prueba de ello es que de 2012 a julio de 2019, más de 19 mil 800 adultos mayores concluyeron sus estudios de primaria y secundaria.

La UNESCO proclamó el 8 de septiembre Día Internacional de la Alfabetización en la 14ª reunión de su Conferencia General, el 26 de octubre de 1966.

Desde 1967, esta jornada se ha celebrado anualmente en todo el mundo para recordar al público la importancia de la alfabetización como una cuestión de dignidad y derechos humanos y para promover el programa de alfabetización encaminado a lograr una sociedad más alfabetizada y sostenible.