Compartir

Aunque han denunciado ante las autoridades correspondientes y ante el mismo gobernador, Javier Corral, los responsables del abigeato siguen sin ser castigados.

Regeneración, 29 de octubre de 2017.- Desde 2016, las comunidades indígenas de Cordón de la Cruz, Mesa Colorada, El Tepozán y Tuáripa, del municipio de Guadalupe y Calvo, en Chihuahua, sufren del despojo de su territorio por parte de particulares y también, del robo de su ganado.

Aunque han denunciado ante las autoridades correspondientes y ante el mismo gobernador, Javier Corral, los responsables del abigeato siguen sin ser castigados.

Los responsables del delito son Cornelio y Aurelio Alderete, así como sus familiares y trabajadores (pistoleros), que hace un año y medio comenzaron a despojar a las comunidades y a robarles casi un centenar de cabezas de ganado.

LEER MÁS:  Extraditan a EU al 'Z40', fundador de los Zetas

En julio del año pasado, los Alderete Arciniega cercaron los terrenos de las comunidades rarámuris y los obligaron a sacar su ganado, alegando que ellos los habían comprado al gobierno hace diez años.

Un año después, los pistoleros bajo las ordenes de los Alderete arriaron el ganado y lo sacaron de los predios para luego tapar el único camino de ingreso a Mesa Colorada y Tepozán. Cortaron pinos y pusieron un campamento con lonas, hules y cuerdas, en donde se instalaron portando armas.

Además, se pidió el apoyo de la Dirección de Gobernación y la Comisión Estatal de Seguridad para que retirara a los pistoleros que impedían el libre tránsito de los indígenas que se vieron imposibilitados para pastorear su ganado. También, los habitantes de la Mesa Colorada, El Tepozán y del Cordón de la Cruz presentaron las demandas correspondientes por robo de ganado ante el Ministerio Público en Baborigame.

LEER MÁS:  Enfermero del IMSS vendía plazas y órganos, mató a varios de sus ‘clientes’

Apenas en este mes, los habitantes de la Mesa Colorada, El Tepozán y el Cordón de la Cruz supieron la ubicación donde se encontraban sus cabezas de ganado y acudieron con elementos de la policía ministerial hasta el rancho Cerro Prieto. Allí, encontraron solo 21 de las 70 cabezas de ganado robado y, aunque los recuperaron, al día siguiente los agresores volvieron a robarlas mientras pastaban en la zona.

Incluso, Guadalupe Alderete amenazó a las comunidades indígenas y comenzó a disparar al aire con su arma, por lo que los indígenas decidieron retirarse del lugar, sin que hasta el momento hayan recuperado su ganado.

LEER MÁS:  Tren arrolla a un hombre y le mutila la mano; muere desangrado

 

 

Con información de Red TDT

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook