Capitalismo y extrema derecha se imponen en el Parlamento Europeo

• La brecha entre conservadores y socialistas europeos se acortó considerablemente, ya que en 2009 el PPE conquistó 35.77 por ciento de los votos y el PES 25 por ciento

Grafica

Regeneración. Mayo 26, 2014 Bruselas. – El conservador Partido Popular Europeo (PPE) se perfiló como ganador en las elecciones al Parlamento Europeo, en las que euroescépticos y la extrema derecha consiguieron avances de gran envergadura, lo que indica un importante giro político hacia los partidos que quieren recortar los poderes de la Unión Europea (UE) o abolirla por completo.

El PPE iba a la cabeza con 28.1 por ciento de votos, mientras el Partido Socialista Europeo (PES) se ubicaba en segundo lugar con 25.7 por ciento y los liberales quedaron en tercer sitio con 9.85, según resultados parciales dados a conocer por el Parlamento Europeo.

De acuerdo con las proyecciones, el equilibrio de fuerzas se ve modificado a favor de una fragmentación de los grupos políticos. Los conservadores del PPE totalizan 212 escaños, seguidos por los socialistas con 185 y los liberales con 71 bancas. La participación fue de 43.11 por ciento de los 400 millones de ciudadanos convocados en 28 naciones europeas; en 2009 fue de 43 por ciento.

El pueblo votó por la responsabilidad y la estabilidad, dijo el líder del grupo parlamentario del PPE, Joseph Daul. El partido, por lo tanto, reclama la presidencia de la Comisión Europea (CE), añadió el candidato al puesto, Jean-Claude Juncker.

La brecha entre conservadores y socialistas europeos se acortó considerablemente, ya que en 2009 el PPE conquistó 35.77 por ciento de los votos y el PES 25 por ciento.

El socialdemócrata alemán Martin Schulz manifestó que a pesar de la ligera ventaja de los conservadores seguirá aspirando a lograr mayoría para obtener el cargo de presidente de la CE.

Los liberales quedaron en tercer lugar con 9.85 por ciento de los votos.

LEER MÁS:  Revelan tormenta de amparos y marchas contra reforma de AMLO al INE

En este nuevo Parlamento de 751 escaños, los partidos antisistema, antieuropeos y de extrema derecha que figuraban como no inscritos en la legislatura saliente, o no tenían representantes, suman 143 bancas, según las proyecciones.

En Alemania, el partido de la canciller federal Angela Merkel, la CDU, ganó con 36 por ciento, frente al SPD con 27 por ciento, pero perdió apoyo, lo que permitió el ingreso del euroescéptico AfD que obtuvo 6.5 por ciento y del neonazi NPD que lograría un diputado, un hito en la historia de la Eurocámara.

En Francia, la victoria del ultraderechista Frente Nacional fue considerada un sismo político por el gobierno del socialista François Hollande. La agrupación de Marine Le Pen obtuvo 26 por ciento, un claro aumento respecto de 2009, donde no superó 6.3 por ciento. El partido conservador Unión por un Movimiento Popular obtuvo 20.6 por ciento, un revés comparado con 27.88 que cosechó hace cinco años, mientras el Partido Socialista –en el poder– fue relegado al obtener sólo 13.9 por ciento, contra 16.48 de 2009.

En España, el Partido Popular (PP) –en el poder– triunfó pese a sufrir un retroceso que también registró el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Ambos perdieron 5 millones de votos. El PP obtuvo 26.5 por ciento frente a 23.2 por ciento del PSOE. La gran sorpresa fue la irrupción de cinco eurodiputados del nuevo partido de izquierda Podemos. En tanto, los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya se impusieron con 23.67 por ciento de sufragios en esa región, frente a 21.86 por ciento de Convergencia i Unió, la coalición del presidente catalán Artur Mas. La alianza formada por CiU con los nacionalistas vascos del PNV conservó tres escaños en el Europarlamento.

En Gran Bretaña, Nigel Farage, líder del partido antieuropeo y antinmigración UKIP, dijo que su formación ganó con 29 por ciento de votos, seguido por los conservadores en el gobierno con 24.2 por ciento, y los laboristas 23.7 por ciento.

LEER MÁS:  Revelan tormenta de amparos y marchas contra reforma de AMLO al INE

En Grecia, el partido de izquierda radical Syriza registra entre 26 a 30 por ciento, frente a la derecha Nueva Democracia del primer ministro Antonis Samaras con entre 23 y 27 por ciento, mientras el partido de inspiración neonazi Amanecer Dorado obtendría entre 9 y 10 por ciento.

La formación antisistema italiana Cinco Estrellas, liderada por Beppe Grillo, quedó detrás del Partido Demócrata (centroizquierda) del jefe de gobierno Mateo Renzi al ubicarse con 26 por ciento de los sufragios frente a 33 por ciento. En Portugal, el Partido Socialista obtendría entre 30 y 36 por ciento, contra 25 y 29 por ciento para la coalición oficialista, formada por el Partido Socialdemócrata y el Centro Democrático Social. En Dinamarca, el Partido del Pueblo (antiinmigración), se impuso con 23 por ciento, dejando atrás al gobernante Partido Socialdemócrata con 20.5 por ciento.

Los ciudadanos de 21 de los 28 países de la UE votaron este domingo. Los otros siete lo hicieron en un amplio ejercicio que comenzó el jueves en Gran Bretaña y Holanda; el viernes en Irlanda y República Checa y el sábado en Eslovaquia, Letonia y Malta.

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, pidió a los partidos pro europeos unirse luego que los partidos antieuropeos y de extrema derecha tuvieron significativos logros. A pesar del avance de los euroescépticos, se pronostica que los partidos a favor de la UE sigan siendo los grupos más importantes en el Parlamento.

Pasados los comicios, se llevará a cabo la elección del presidente de la CE. Los jefes de Estado y de gobierno nombran al candidato a presidir la Comisión, que debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo.

Ap, Afp, Dpa y Notimex