Compartir

Ayer el gobierno de Peña Nieto dio el banderazo al proceso de fracking para obtener gas y petróleo, en Europa se ha cancelado debido a la contaminación del subsuelo y los daños a la salud. El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, hizo pública hoy la tercera convocatoria de la Ronda 3 en áreas terrestres llamadas “no convencionales”.

Regeneración, 02 marzo 2018.- El día de ayer, el gobierno de Enrique Peña Nieto dio el banderazo de arranque al proceso de fracking para obtener gas y petróleo, un procedimiento que en Europa se ha cancelado debido a la contaminación del subsuelo.

Son 360 municipios de nueve estados del país los que están amenazados por el fracking. Ambientalistas y científicos han documentado los daños a la salud y la contaminación al aire, al suelo y al agua que provoca esta técnica de extracción de gas y petróleo, por lo que demandan su prohibición en México.

En tato, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, hizo pública hoy la tercera convocatoria de la Ronda 3 en áreas terrestres llamadas “no convencionales”.

La Ronda 3.3 incluye nueve bloques en la Cuenca de Burgos, ubicada al norte de Tamaulipas, donde “se estiman recursos prospectivos tres veces mayores al volumen que se determinó para las 46 áreas adjudicadas en licitaciones anteriores”

En la presentación de la Ronda 3.3, el titular de Sener dijo que con ello “aprovecharemos la riqueza petrolera que yace en el subsuelo de nuestro país”.

LEER MÁS:  México podría enfrentar aumento de 60% en aranceles

Una vez asignados cada uno de los bloques a licitar, las empresas podrán perforar entre dos y tres kilómetros la superficie para ir en busca del llamado “gas lutitas”, o “gas shale”, además de petróleo.

Ver: ESCOCIA PROHIBE EL FRACKING

Para obtener el gas o petróleo que se encuentra a profundidad de la tierra se requieren cientos de metros cúbicos de agua, la cual es inyectada a presión a través de tubos para “romper” la llamada “roca madre”, que es la base donde se concentró el hidrocarburo.

Según la Sener, en la inyección se utiliza cerca de 95% de agua no potable, 4.5% del recurso del área y el resto se compone de diversos aditivos.

El uso del fracking ha sido cuestionado por diversas organizaciones ambientales, debido a que no hay un método seguro para mantener encriptado el líquido ya afectado, lo que a su vez derivaría en una creciente contaminación de los mantos freáticos.

Ver: EXIGEN QUE HAYA LEY QUE PROHIBA EL FRACKING EN MÉXICO

La reforma energética tuvo entre sus objetivos aprobar dicha práctica y licitar para que empresas transnacionales vengan a México y puedan obtener gas y petróleo a partir de esta técnica.

La gran cantidad de agua que se requiere para inyectar el subsuelo hace necesaria una reforma a la Ley de Aguas Nacionales en donde se permitirá que, por una necesidad del país, se pueda desviar el recurso que puede ser tratado para consumo humano, y destinarlo a la extracción de hidrocarburos.

LEER MÁS:  Revenden hasta en 40 mil pesos boleto para el Alemania-México

Estados Unidos fue el que en la década de los cuarenta impulsó el fracking, aunque ahora en gran parte de la Unión Europea dicho procedimiento está prohibido. En México ya será una realidad.

De acuerdo con algunos informes dados a conocer por centros de investigaciones como PODER y FUNDAR, son 360 municipios de nueves estados los que están amenazados con el uso del fracking.

Ver: FRACKING AMENAZA A 9 ESTADOS Y 360 MUNICIPIOS

El fracking causa daños a la salud y contamina agua, tierra, aire

Por su parte, la organización cuestionó los argumentos de “seguridad energética” que podría representar para el país la dependencia de las importaciones de gas, pues el problema no se resuelve extrayendo el hidrocarburo en su territorio sin importar las consecuencias ambientales, sociales y climáticas.

Se debe apostar, precisó, “a la eficiencia energética y las energías renovables con pleno respeto a los derechos de las comunidades donde se genera y transmite. La transición energética es urgente si queremos evitar seguir calentando el planeta, y el gas natural como combustible fósil emisor de gases de efecto invernadero no tiene rol que jugar en este cambio indispensable”.

LEER MÁS:  Aumentó 88% robo a transportes de carga

También consideró una simulación la emisión de los lineamientos en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al medio ambiente para realizar las actividades de Exploración y Extracción de Hidrocarburos en Yacimientos No Convencionales y la discusión de las reglas para la protección y conservación de las aguas nacionales. Pues se quiere hacer creer que el fracking puede hacerse “de forma segura y responsable, cuando se trata de una técnica inherentemente insegura y cuyos impactos negativos son imposibles de controlar”.

De acuerdo con la Alianza Mexicana contra el Fracking, la fractura hidráulica es un proceso altamente nocivo para el ser humano y el ambiente. Implica la inyección 9 a 29 millones de litros de agua al subsuelo por pozo. El agua es mezclada con entre 650 y 990 sustancias químicas que pueden provocar múltiples daños a la salud. Las fugas de agua contaminada con estos químicos, petróleo, gas u otras sustancias tóxicas en el subsuelo han contaminado fuentes de agua, el suelo y el aire.

Además se presentan significativas fugas de metano a la atmósfera que contribuyen en forma alarmante al proceso de calentamiento global. Mientras que el agua residual de este proceso es desechada en pozos “letrina” donde, por los altos volúmenes inyectados, puede provocar sismos.

Con información de La Jornada y Proceso 

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook