Gobierno garantiza que automotrices paguen salarios de hambre a mexicanos

Un obrero mexicano del sector automotriz, gana 3.3 veces menos que un coreano; 4.5 veces por debajo que un japonés y 7.6 veces menos que un alemán, señala el estudio «La industria automotriz en México, de la UAM.»

Regeneración, 26 junio 2017.- La disparidad de salarios de los trabajadores mexicanos respecto de los estadunidenses y asiáticos en el sector automotriz, es cada vez mayor y genera ganancias extraordinarias para las trasnacionales, señala un análisis del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El factor laboral sea estratégico en el auge del sector automotriz, ya que por la misma labor y productividad, un obrero mexicano de este sector gana 3.3 veces menos que un coreano; 4.5 veces por debajo que un japonés y 7.6 veces menos que un alemán.

El documento puntualiza que el sector automotriz internacional genera empleo con las facilidades brindadas por el Estado mexicano, como garantizar bajos salarios, supuesta paz laboral y con un perverso modelo sindical y contractual de absoluta simulación y de control de los trabajadores al servicio de las trasnacionales, que además se llevan sus ganancias a sus países de origen.

LEER MÁS:  Surge la Confederación Nacional de Sindicatos; busca hacer realidad la Reforma Laboral de AMLO

Los sueldos en el sector se han depreciado de manera considerable en prácticamente todas las armadoras, que en sus países pagan a los obreros varias veces más y les otorgan mejores prestaciones, mientras contienen salarios y reducen beneficios a los mexicanos.

El estudio La industria automotriz en México para el desarrollo de posibles estrategias de fortalecimiento del sindicalismo auténtico en el sector, indica que mientras en otras naciones se ha elevado el salario, en el nuestro se han flexibilizado y precarizado los contratos colectivos.

La estrategia de la mayoría de las trasnacionales automotrices en nuestro país ha sido firmar contratos colectivos con sindicatos blancos o de protección, principalmente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), incluso antes de que inicie la construcción o instalación de la fábrica y haya trabajadores. Esas organizaciones han aceptado la flexibilización laboral y la contención de los incrementos salariales, apunta la investigación, encabezada por Héctor de la Cueva, del Cilas, y el doctor Arnulfo Arteaga García, de la UAM.

LEER MÁS:  Surge la Confederación Nacional de Sindicatos; busca hacer realidad la Reforma Laboral de AMLO

En México, de 32 plantas automotrices, 19 tienen sindicatos subordinados a las empresas, corporativos o charros de la CTM; 10 tienen organizaciones de protección patronal y sólo tres son independientes, entre ellas la de Volkswagen en Puebla y Nissan en Cuernavaca.

Esta industria tiene en nuestro país la doble condición de falta de libertad sindical y, por ende, los más bajos salarios y prestaciones a escala internacional. Así, México cuenta con una importante y modernizada planta automotriz, a la par que el costo de mano de obra más bajo en todo el mundo.

Detalla que las armadoras en Estados Unidos tienen un costo laboral 4.8 veces más alto que en México y en Canadá es 4.7 veces mayor; incluso en Brasil es 2.4 veces más elevado. Son marcadas diferencias, ya que en nuestro país las empresas cometen “dumping social, por la compresión salarial y contractual”, concluye el análisis.

 

Con información de La Jornada y UAM