Parlamento británico fue suspendido por Boris Johnson, mas Tribunal Supremo declara «ilegal» ese recurso. Acataré, dice el primer ministro, pero prepara nuevo intento, en el contexto del Brexit

Regeneración, 25 de septiembre del 2019. Discrepa con el fallo del Tribunal Supremo que deja sin efecto la suspensión de las sesiones parlamentaria británicas.

Es Boris Johnson, primer ministro británico, quien dijo que respetará la decisión, pero adelantó que podría intentar suspender de nuevo el Parlamento, de acuerdo con información de la agencia AP.

En Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, dijo que “discrepo enérgicamente con lo sentenciado por los jueces”, lanzó el primer ministro.

“No me parece correcto, pero seguiremos adelante y, desde luego, el Parlamento regresará”, declaró.

Suspensión es “ilegal”
La suspensión “fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir la capacidad del Parlamento de realizar sus funciones constitucionales sin justificación razonable”.
Esto lo indicó la juez Brenda Hale, presidenta del Supremo.
El fallo supone que el Parlamento nunca fue suspendido legalmente y técnicamente sigue en activo, añadió.
El presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, destacó en un comunicado por escrito su postura en relación con el veredicto.
Señala que dicho veredicto “defiende el derecho y el deber del Parlamento de reunirse en este momento crucial para examinar al ejecutivo y exigir cuentas a los ministros”.

Reinician este miércoles

Previamente, el presidente de la Cámara de los Comunes dio a conocer que regresarán el miércoles a las 11:30 hora local.

Sin embargo, agregó que esta vez no se realizará la sesión semanal de preguntas al primer ministro, debido a que Johnson está en Nueva York.

Comentó que los ciudadanos tienen “derecho” a que el Parlamento cumpla con sus deberes constitucionales medulares.

La decisión unánime de los 11 jueces del tribunal significó un duro revés para Johnson y provocó reclamos inmediatos de que Johnson renuncie al cargo.

El líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, declaró en la conferencia de su partido que la decisión refleja el “desdén” de Johnson por la democracia y el Estado de Derecho.

Corbyn afirmó que Johnson debería ser “el primer ministro que menos tiempo ha estado en funciones”.

El duro tono del fallo judicial y el hecho de que fuera un voto unánime hizo que muchos dijeran que Johnson no puede seguir en el cargo.