José Vasconcelos presenta Proyecto de Ley para creación de la SEP

Fiel a la convicción de considerar la educación como triunfo y reivindicación de la lucha revolucionaria, Vasconcelos desarrolla plan educativo.

Regeneración, 22 de octubre de 2019. El 22 de octubre de 1920, José Vasconcelos presentó el proyecto de ley para la creación de una Secretaría de Educación Pública a nivel federal.

La cual sería el organismo rector de la enseñanza en territorio nacional, gestionando los recursos para su desarrollo; además de que remarcaría la línea de trabajo que el político oriundo de Oaxaca había logrado definir.

LEER MÁS:  La colimense Griselda Álvarez es la primera mujer gobernadora en el país

Fiel a la convicción de considerar a la educación como uno de los triunfos y reivindicaciones de la lucha revolucionaria, Vasconcelos comenzó a desarrollar su plan educativo.

Esto lo planificó desde que el presidente provisional, Eulalio Gutiérrez, lo integró a su gabinete nombrándolo secretario de Instrucción Pública en 1914.

Posteriormente, durante la presidencia interina de Adolfo de la Huerta, le fue asignada la dirección del Departamento Universitario y de Bellas Artes, que incluía la rectoría de la Universidad Nacional de México.

Fungiendo como rector, elaboró un proyecto de ley para lograr la creación de la SEP.

Sin embargo, apenas iniciada la discusión en la Cámara, se presentaron situaciones adversas que exigieron acciones más precisas por parte de Vasconcelos.

LEER MÁS:  Miramón endeuda a México con 15 millones para combatir a Juárez

Hubo algunos diputados quienes incluso prepararon iniciativas propias acerca de la manera en la cual debía organizarse la nueva Secretaría.

El propio José Vasconcelos, lo describe de la siguiente forma:

“Hubo quién la quería dedicada nada más a la enseñanza rural; quién más pretendía que todo el esfuerzo se dedicase a los indios, mientras otros codiciaban el honor de forjar el nuevo organismo creándole departamentos y secciones a su fantasía.

Inmediatamente comencé a fulminar por la prensa y en privado a los entrometidos.

Desafiando sus vanidades, insistí en que lo único procedente era aprobar los planes según los cuales estaba funcionando ya, de hecho, un organismo que necesitaba el espaldarazo de la legalidad para perpetuarse”.

cargando...