Martina mantuvo el cuarto de Jhosivani tal como el joven lo dejó; este martes la FGR confirmó que los restos óseos analizados pertenecen al normalista.

Martina esperaba el regreso de su hijo Jhosivani vivo

Por: Alam Bernal @AlamBeav

Regeneración, 15 de junio del 2021. Martina de la Cruz es una de las madres que durante años no perdió la esperanza de encontrar con vida a su hijo, Jhosivani Guerrero, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos la trágica noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

Martina vive en Omeapa, municipio guerrerense de Tixtla y aún esperaba el regreso de su “niño”, quien desapareció cuando tenía 20 años de edad.

Y aunque el joven le pedía a su progenitora ya no decirle así, la mujer siempre le respondía: “Para mí eres un niño y lo seguirás siendo hasta que tú estés conmigo. El día que tú te separes de mí ya puedo decir que eres grande, porque ya no vas a estar al pie de mí”.

LEER MÁS:  Huracán Rick llega a costas de Guerrero y Michoacán

Según rescata la periodista, Paula Mónaco Felipe en su libro: “Ayotzinapa Horas Eternas”, Yosi (como le solían decir sus amigos), quería estudiar veterinaria.

Pero su familia buscó protegerlo y evitó que se fuera a estudiar a la capital, por lo que su segunda opción fue estudiar para maestro.

Su madre nunca perdió la esperanza de encontrar a Jhosivani

Martina esperaba el regreso de su hijo Jhosivani Guerrero

Jhosivani era el menor de seis hijos del matrimonio entre Martina de la Cruz y Margarito Guerrero, quien tuvo que emigrar a Estados Unidos y regreso cuando su hijo menor cumplió 10 años de edad.

Según señalan sus amigos, tenía un carácter fuerte y era a la vez tímido; le gustaba jugar basquetbol y más futbol soccer.

LEER MÁS:  Alerta por huracán Rick ubicado frente a la costa de Guerrero

Desde la última vez que Jhosivani llegó a su casa en Omeapa, su madre conserva su cuarto como lo dejó; guarda su ropa como el más grande tesoro y los tenis que sus hermanos le regalaron.

Mientras que su padre borra su sonrisa cada que menciona su nombre; desea que Yosi sepa que jamás se cansó de buscarlo.

Sin embargo, este martes la Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que los restos encontrados en la zona conocida como Barranca de la Carnicería, estudiados en la Universidad de Innsbruck, Australia, pertenecen al joven normalita.

Hungría busca evitar que se hable de homosexualidad en las escuelas

Bárbara de Regil es acusada de hostigamiento y fraude; usuarios piden que bloqueen sus redes