NASA detecta ‘explosión magnética’ nunca antes vista en el Sol

La explosión, conocida como reconexión magnética forzada, se desencadena por una erupción en el Sol que hace que las líneas de campo magnético enredadas se rompan y realineen

Regeneración, 19 de diciembre de 2019. Astrónomos del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA observaron un nuevo tipo de explosión magnética como nunca antes se había visto en la capa más externa de la atmósfera de nuestro Sol, conocida como la corona.

Reconexión magnética forzada”

La explosión, conocida como reconexión magnética forzada, se desencadena por una erupción en el Sol que hace que las líneas de campo magnético enredadas se rompan y realineen, disparando partículas y energía. Estas nuevas observaciones fueron publicadas en Astrophysical Journal.

LEER MÁS:  La NASA confirma existencia de agua en la superficie de la Luna

En el pasado, los científicos solo habían observado una reconexión magnética espontánea, que no está necesariamente relacionada con erupciones en el Sol.

Las observaciones actuales del SDO de la NASA revelaron, por primera vez en la corona solar, un evento de reconexión forzada provocado por una de estas erupciones.

Es importante señalar que este fenómeno recién hallado confirma la teoría de hace más de una década, la cual puede ayudar a los científicos a comprender un misterio clave sobre la atmósfera del Sol.

LEER MÁS:  La NASA confirma existencia de agua en la superficie de la Luna

Además puede predecir mejor el clima espacial para saber cuándo el entorno de la Tierra será bombardeado por una lluvia de partículas de alta energía.

«Esta fue la primera observación de un controlador externo de reconexión magnética», dijo Abhishek Srivastava, científico solar del Instituto Indio de Tecnología (BHU), en Varanasi, India.

“Esto podría ser muy útil para comprender otros sistemas. Por ejemplo, las magnetosferas planetarias y de la Tierra, otras fuentes de plasma magnetizado, incluidos los experimentos a escala de laboratorio donde el plasma es altamente difusivo y muy difícil de controlar”, de acuerdo a un comunicado emitido por la NASA.