Reacciones de la comunidad internacional por orden que impide entrada de refugiados y residentes a EU

Luego de que Donald Trump impidiera la entrada de refugiados, residentes y visitantes de siete países de mayoría musulmana, la comunidad internacional condenó el hecho.

 

trump

Regeneración, 29 de enero de 2017.- La reacción global contra las restricciones de inmigración del presidente estadounidense Donald Trump, se fortaleció el domingo, ya que varios países, entre ellos antiguos aliados estadounidenses, criticaron las medidas como discriminatorias y divisivas.

Los alcaldes de Londres y Berlín, así como Jakarta y Tehrán hablaron contra la orden restrictiva de Trump sobre poner un alto a la política de asilo que daría hogar a refugiados en los Estados Unidos así como restringe la entrada de residentes legales y viajeros de más de siente países mayoritariamente musulmanes.

En Alemania, la canciller Ángela Merkel dijo que la lucha global contra el terrorismo no es excusa para ejercer medidas que «no jusfican poner a personas de contextos o creencias espefícicas bajo sospecha general».

Además, durante una llamada telefónica con el mandatario estadounidense, le indicó sus preocupaciones sobre detener la acogida de refugiados, pues deacuerdo con la Convención de Ginebra, se exige a la comunidad internacional que tomen a cierto número de refugiados por razones humanitarias.

LEER MÁS:  Mantener deportación "en caliente" de migrantes, ordena juez de EE.UU

También el ministro francés de relaciones exteriores, Jean-Marc Ayrault, hizo eco de las declaraciones de Merkel: «El terrorismo no conoce nacionalidad, la discriminación no es una respuesta», dijo.

Mientras que su colega británico, Boris Johnson publicó en Twitter: «Divisorio y malo es estigmatizar debido a la nacionalidad».

La Liga Árabe – cuyos miembros incluyen a muchos de los países que son nombrados en la prohibición, y a la vez son aliados de Washington, como Arabia Saudí, Egipto y Jordania – expresó su profunda preocupación y dijo que las restricciones eran injustificadas.

En tanto, el gobierno de Irak, aliado con Washington en la batalla contra el grupo islamista extremista ultramoderno del Estado islámico y que aloja a más de 5 mil soldados estadounidenses, no hizo comentarios sobre la orden ejecutiva. Pero algunos miembros de su parlamento dijeron que Bagdad debería tomar represalias con medidas similares contra Estados Unidos.

En Bagdad, el influyente clérigo chiíta Moqtada al-Sadr dijo que los ciudadanos estadounidenses deberían abandonar Irak, en represalia por las restricciones de viaje.

LEER MÁS:  Embajador de EE.UU. en México espera que AMLO asista a Cumbre de las Américas

«Sería arrogante que ustedes entren libremente a Irak, mientras prohíben la entrada a su país… y por eso, deberían sacar a sus ciudadanos (de Irak)», escribió en su página web.

Por otro lado, en Yakarta, la ministra de Relaciones Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi, dijo que la nación con mayoría musulmana lamentó profundamente los planes de Trump de «investigar a fondo» a personas de algunos países musulmanes.

Y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, dijo que «la sociedad abierta, la identidad plural, la no discriminación» eran los «pilares de Europa», mientras que los gobiernos danés, sueco y noruego también registraron su oposición.

El ministro de Relaciones Exteriores de Dinamarca, Anders Samuelsen, twitteó: «La decisión de Estados Unidos de no permitir la entrada de personas de ciertos países NO es justa».

Finalmente, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que todos los refugiados eran bienvenidos a Canadá.

«A los que huyen de la persecución, el terror y la guerra, los canadienses le darán la bienvenida, independientemente de su fe. La diversidad es nuestra fuerza #WelcomeToCanada», tuiteó.