Reanuda Estados Unidos uso de ‘bombas de cianuro’ para matar animales

Animales como coyotes, zorros y castores mueren al olfatear el artefacto, en una medida que beneficia a granjeros y rancheros, pero que medioambientalistas califican de peligrosa

Regeneración, 12 de agosto del 2019. La administración de Donald Trump autorizó reanudar la matanza de animales salvajes con “bombas de cianuro”, en Estados Unidos.

El Gobierno de Estados Unidos, decidió volver a utilizar dispositivos para envenenar y asesinar animales salvajes, conocidos también como “bombas de cianuro”.

El diario británico The Guardian informó que la medida busca matar coyotes o zorros mediante un artefacto llamado M-44, que se coloca semienterrado en el suelo.

Olfatean y mueren

Cuando uno de esos animales se acerca a olfatear y toca el aparato, se libera una cápsula de cianuro de sodio que acaba con la vida de sus víctimas.

LEER MÁS:  Preocupación mundial por el retiro de EU del Acuerdo por el Clima

Los encargados de colocar esas trampas son los agentes de Wildlife Services, una agencia federal del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

El objetivo de estas trampas es beneficiar a granjeros y rancheros que ven su medio de vida amenazado por los animales salvajes.

Exterminio masivo en 2018

En 2018, Wildlife Services exterminó 1.5 millones de animales como castores, osos, lobos, patos o búhos.

De ellos, apenas seis mil 500 fueron matados con el método del cianuro, que este año fue aprobado por la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

En un incidente ocurrido en 2017, un adolescente de 14 años que paseaba a su perro en Pocatello (Idaho) quedó herido por el polvo de cianuro.

LEER MÁS:  Jueza ordena a Trump pagar 2 millones de dólares por malversar fondos
Un humano, como afectado

Una de las bombas M-44 liberó la sustancia cuando el animal activó el mecanismo. El perro murió, mientras que el menor terminó en un hospital.

Este hecho provocó protestas de grupos medioambientales, que se manifestaron contra el uso de los M-44 por el peligro de contaminar de forma permanente una zona.

También señalan que las bombas pueden matar a una población animal mayor de la que está pensada, incluyendo a mascotas, así como por hacer daño a las personas.

Suspensión por demandas

La Agencia de Protección Medioambiental dejó de usarlas trampas en Idaho y también en Colorado, donde hubo demandas judiciales para lograr ese objetivo.

En mayo, la gobernadora de Oregón, Kate Brown, también se sumó a la oposición a estos aparatos de cianuro y firmó la prohibición de las trampas en el estado.

LEER MÁS:  Nuevo tiroteo en fiesta de Halloween deja 4 muertos en California

Los opositores al mecanismo M-44 pidieron a la agencia una prohibición a nivel nacional.
Sin embargo, la decisión fue contraria a estas voces, permitiendo de nuevo el uso de los dispositivos contra los animales, aunque lo haga con nuevas restricciones.

Por ejemplo, no se podrá colocar una de estas bombas de cianuro a menos de 30 metros de una carretera o una vía ferroviaria.