En un video que circula por la red, se puede ver el momento en que un par de jóvenes exhiben a Esteban Arce como intolerante.

 

Regeneración, 11 de septiembre de 2017.– Durante los comentarios finales de una conferencia llamada Valores, Familia y Libertad de Expresión, que se llevó a cabo en Centro de Convenciones de San Luis Potosí el domingo pasado, jóvenes estudiantes increparon al conductor de televisión Esteban Arce, exhibiéndolo como intolerante.

Edgar Satillana, estudiante de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, quien asistió al segundo congreso universitario Coparmex, le dijo al conductor: “Quiero ser muy sincero y creo que la conferencia que veniste a dar hoy, habla de todo menos de libertad de expresión”.

“Fíjate, ya hay libertad de expresión, para que veas que sí hubo, wey”, interrumpió el conductor.

“Hablar sobre el tema, no dejarla, yo creo que eso es…”, sigió el joven.

“Pues mira, la libertad de expresión…”, volvió a interrumpir Arce.

“No he terminado mi pregunta”, increpó Santillana.

“Ah, ¿hay más? Exprésate, eres libre”, indicó Arce, para después decir que “si no entendiste nada de lo que dije, seguramente no vas a entender nada de lo que es la libertad de expresión”.

Este no fue el único comentario crítico hacia Arce, otra estudiante, también dijo que los comentarios intolerantes del conductor no corresponden a la religión que dice profesar.

“Algo que no comparto con usted, señor, es la manera en la que se expresa de las ideas de los demás; sé que es libertad de expresión, sé que usted tiene todo el derecho de decir lo que quiera, pero nosotros como creyentes de Dios no estamos en plan de juzgar, no es nuestro papel juzgar, señor, es del de allá arriba”, dijo la mujer.

“Tenemos que aplicar valores y yo pienso que valores fundamentales en nuestra carrera es promover la pluralidad, el respeto y el amor hacia los demás”.

Arce, visiblemente molesto, trató de amagar los comentarios sobre su conferencia que, efectivamente, jamás tocó el tema de la libertad de expresión, sino se centró en una serie de anécdotas personales sobre cómo se había vuelto creyente de Dios y para criticar la ideología de género, lo que definió como una ideología que “viene a nivel mundial y quiere hacernos entender cosas que tal vez no van con la naturaleza humana”.